Bachelet sale al cruce de su carcelero durante la dictadura de Pinochet

La ex presidenta y candidata de la oposición Michelle Bachelet desmintió ayer al ex jefe de la DINA, la policía secreta de la dictadura pinochetista, Manuel Contreras, y recalcó que estuvo detenida junto a su madre en el centro de torturas Villa Grimaldi. El militar, en una reciente entrevista por TV, había negado que Bachelet hubiese estado arrestada en ese lugar.

“El me interrogó personalmente a mí, me parece una mentiral brutal ”, dijo Bachelet en diálogo con CNN Chile, el mismo canal que emitió una espeluznante entrevista con Contreras hace un mes, poco antes del 40° aniversario del golpe contra el gobierno de Salvador Allende. “Vi pedazos” de la entrevista, declaró Bachelet esta semana. “La verdad es que me dio una indignación profunda. Yo supe que estaba en Villa Grimaldi porque una de las presas que estuvo conmigo vendió y llevó las baldosas que estaban en el piso”, explicó. “Estuve ahí con mi madre y con un montón de otra gente, hombres y mujeres”, declaró sobre el centro de tortura situado en el barrio de Peñalolén, en la zona precordillerana de Santiago. Por la Villa Grimaldi, hoy convertida en un “parque de la paz”, pasaron unos 4.500 presos políticos entre 1974 y 1977. Lo único que podían ver con sus ojos vendados eran las baldosas del piso. Más de 200 personas que estuvieron allí aún están desaparecidas y al menos 18 fueron asesinadas. Bachelet estuvo presa ahí durante dos meses, antes de exiliarse en 1975. “Me indignó. Y no veo cuál era el objetivo de desmentir tal cosa”, dijo ahora la candidata. Contreras aseguró en CNN que “ella nunca estuvo allí” (en Villa Grimaldi), pero reconoció que la había detenido junto a su madre, Ángela Jeria, por orden del mismo Pinochet, y que las había derivado directamente a la Academia de Guerra (AGA), dependiente de la Fuerza Aérea. En ese lugar fue torturado el padre de la candidata, el general Alberto Bachelet, muerto en marzo de 1974. Sobre las palabras de Contreras, quien negó las torturas y violaciones a los derechos humanos del régimen pinochetista, Bachelet subrayó que le produjo “una impresión muy fuerte. Por lo tanto yo no pude seguir viendo la entrevista. Me pareció que verlo era entregarle un espacio de mi tiempo que él no se merecía, sobre todo para decir las cosas que dijo”, explicó la ex mandataria. Candidata de la Nueva Mayoría (una coalición que incluye a la ex Concertación y al Partido Comunista), Bachelet es la gran favorita a imponerse en las elecciones del próximo 17 de noviembre. Los números de las encuestas son tan aplastantes que el único interrogante parece ser cuál será la medida de la victoria de Bachelet (quien ya gobernó Chile entre 2006 y 2010) y si consigue imponerse en primera o en segunda vuelta, en diciembre. La ex presidenta, del Partido Socialista, evitó referirse a las declaraciones de la muy poco popular candidata de la derecha, Evelyn Matthei, hija de un general que perteneció a la junta militar. El 5 de octubre pasado, Matthei habló del “desastre” del gobierno derrocado de Allende y defendió al pinochetismo asegurando que no conocía “ningún otro régimen militar que haya llamado a una elección para entregar el poder de forma decente”. Las palabras de Matthei contrastan con la postura del presidente de centroderecha Sebastián Piñera, quien fustigó a los “cómplices pasivos” de la dictadura y el mes pasado ordenó el cierre del exclusivo penal donde se alojaban Contreras y otros 9 condenados por violar los derechos humanos y su traslado a otra cárcel. por Araceli Viceconte Fuente: 

Leer también >>  Hallan osamentas humanas del siglo XVI en Mérida

Diario Clarín 9/10/2013

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú