Aseguran que Hitler murió de anciano en Argentina

Según un polémico libro publicado en Gran Bretaña, el líder nazi falsificó su suicidio en Berlín y escapó a Bariloche, junto a su esposa Eva Braun. La publicación afirma que el Fuhrer vivió hasta los 73 años e incluso tuvo dos hijas en nuestro país.

Adolf Hitler falsificó su propio suicidio en Berlín y escapó junto a su esposa Eva Braun a Argentina, donde ambos murieron ancianos, según un polémico libro publicado en Gran Bretaña.

La obra, titulada «Grey Wolf: The Escape Of Adolf» (Lobo Gris: El Escape de Adolf) y escrita por los autores británicos Gerrard Williams y Simon Dunstan, concluyó que Hitler logró escapar de Alemania en 1945 y viajó en secreto a Argentina junto a su esposa.

En tanto, el periodista argentino Abel Basti reveló que intimará a la editorial Sterling Publishing, del grupo Barnes&Noble, y a los autores del libro, bajo amenaza de establecer una demanda por plagio.

«En 2007 firmé un contrato con Williams, que es un productor cinematográfico, para publicar un libro y filmar una película. Yo le entregué todo la investigación que había publicado en los libros hasta que con la crisis de 2008 él me informó que los proyectos quedaban sin efecto porque los inversores se habían caído», contó.

Y precisó:»Yo di por rescindido el contrato y él se asoció con Dunstan, que es un escritor bastante conocido, y publicaron recientemente el libro, adjudicándose como propia la investigación en Argentina, que es totalmente de mi autoría».

Basti,  quien publicó varios libros sobre el derrotero en Argentina de varios jerarcas nazis abona la teoría de que Hitler y su esposa, Eva Braun, no se suicidaron en Berlín durante la Segunda Guerra Mundial sino que se escaparon a Argentina, lo mismo que otros jerarcas del nazismo.

En esa sintonía, los escritores ingleses refutaron la teoría acerca de que el Fuhrer se disparó en su búnker de Berlín el 30 de abril de 1945, y que Braun se suicidó al ingerir una dosis de cianuro.

Leer también >>  La unidad de los hermanos

En cambio, sostienen que existe «evidencia concluyente» que indica que la pareja escapó al final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) para comenzar una nueva vida «en el enclave fascista y pro-nazi de Argentina».

Williams y Dunstan incluso afirman que la pareja tuvo dos hijas antes de que Hitler murió en 1962 a la edad de 73 años.

Williams, un historiador y periodista que ha escrito de forma extensa sobre la Segunda Guerra Mundial, declaró a la cadena Sky News: «No queríamos reescribir la historia, pero la evidencia que hemos encontrados acerca del escape de Adolf Hitler es tan contundente que no podíamos ignorarla».

El libro indicó además que los servicios de Inteligencia estadounidenses fueron «cómplices» del escape de Hitler, a cambio de acceso a tecnología de guerra desarrollada por los nazis.

 

Fuente: 

Diario La Razón 18/10/2011

Informacion Adicional: 

Abel Basti publica la investigación ‘El exilio de Hitler’

El periodista bonaerense asegura que el dictador nazi huyó a Argentina, pasando antes por Barcelona, y tilda la versión oficial del suicidio de «farsa»
Diario La Vanguardia – 18/5/2010

Tras huir entre las cenizas de un Berlín envuelto en llamas y antes de partir hacia la Patagonia argentina con Eva Braun, Adolf Hitler permaneció oculto en España varios días de 1945, asegura el periodista bonaerense Abel Basti en su libro El exilio de Hitler.

La mayor revelación de este libro de reciente publicación en Argentina y que en junio saldrá a la venta en el mercado español, es un documento secreto alemán conseguido por el autor en su país y en el que el Führer aparece como uno de los pasajeros evacuados en un avión de Austria a Barcelona el 26 de abril de 1945.

Leer también >>  El inventor del delivery y el catering en el Buenos Aires colonial

Según la historia oficial, el líder del Tercer Reich renunció a escaparse de Berlín y el 30 de abril de 1945 se suicidó junto a su amante, Eva Braun, en el búnker construido bajo el edificio de la Cancillería, aunque sus cuerpos, incinerados, nunca fueron hallados.

Basti, que hace años intenta reconstruir el derrotero de los nazis en Argentina, considera esta versión una «farsa» que se «fabricó» para dar un salvoconducto a Hitler, quien era visto como una «pieza clave» en la lucha contra el comunismo en la posguerra.

«No tengo dudas de que cuando concluía la Segunda Guerra Mundial Hitler se escapó de Alemania bajo un escudo protector de sectores de poder anglo-norteamericanos, los mismos que lo habían financiado para que, de humilde pintor, llegara a ser canciller de Alemania», asegura el periodista en declaraciones a Efe.

Incluso habla de la existencia de un supuesto pacto Washington-Berlín que contemplaba un plan de evacuación nazi para personas, tecnología, documentos y divisas. Para Basti, el «gran secreto» de la huida de Hitler fue la llegada de uno de sus dobles al búnker, que «tuvo ribetes dignos de una película de Hollywood» y ocurrió «al atardecer del 22 de abril de 1945».

«Ese día el verdadero Hitler voló hacia el aeropuerto austríaco de Hörsching, cercano a la ciudad de Linz, con ocho personas, entre ellas Eva Braun», precisa, y subraya la coincidencia de esta versión con el testimonio de Heinrich Müller, jefe de la Gestapo, durante un interrogatorio de la CIA.

El periodista argentino sostiene que Hitler y su comitiva estuvieron cuatro días en Austria y se refiere a un hecho que considera una suerte de «pago por inmunidad»: el abandono en Linz de un tren repleto de oro robado a Hungría por los nazis.

«Más que una llamativa coincidencia, da la sensación de que se trató de una entrega pactada», subraya. Al igual que Müller, que reveló a la CIA que el Führer se había escapado a España, Abel Basti sostiene que Hitler partió hacia Barcelona el 26 de abril.

Leer también >>  Conexiones argentinas en los archivos de la CIA

En ese sentido, publica en su libro una comunicación oficial secreta según la cual Hitler encabeza la lista de pasajeros de un avión que viajó de Hörsching a Barcelona pilotado por Werner Baumbach, fallecido en Argentina en 1953.

«La presencia de Hitler en España me la confirmó un hoy anciano sacerdote jesuita, cuya familia era amiga del jefe nazi. Y también tengo testimonios que aluden a reuniones que mantenía con su séquito en una hostería llamada ‘Las Quebrantas’, en Cantabria», afirma.

El libro incluye además un documento de los servicios secretos británicos que revela que «un convoy de submarinos nazis partió días más tarde de España y, tras una escala técnica en las islas Canarias, continuó su periplo hacia el sur argentino», con la anuencia de Estados Unidos.

«En uno de esos submarinos viajaban Hitler y Eva Braun», enfatiza Basti, convencido de que la pareja desembarcó en la Patagonia entre julio y agosto de 1945, al amparo del presidente de facto Edelmiro Farrell y de Juan Domingo Perón, entonces su ministro de Guerra.

«El escape de Hitler fue exitoso. De esa manera se pudieron poner a resguardo de los comunistas el capital y los hombres. Después de ejecutada la fuga, y mientras se hacían todo tipo de conjeturas respecto a su suerte, el Führer ya podía dormir tranquilo en un alejado país suramericano llamado Argentina», concluye.

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú