Arrancó el juicio a Garzón

Según la acusación, Garzón fue más allá de su jurisdicción e ignoró la amnistía que garantiza la impunidad de los represores franquistas. 

Un juez del Tribunal Supremo español mandó ayer a juicio oral una causa contra Baltasar Garzón, aguándole casi todas sus posibilidades de exiliarse en la Corte Penal Internacional de La Haya. En un extenso auto, el magistrado Luciano Varela defendió la apertura de un proceso contra Garzón por el delito de prevaricato, aunque no le puso fecha. El texto sostiene que el juez que ordenó la detención de Augusto Pinochet en 1998 actuó contra la ley diez años después, cuando intentó investigar los crímenes del franquismo. “Intentó asumir el control de las localizaciones y exhumaciones de cadáveres de víctimas de la represión civil y militar”, argumentó en el auto. Según la acusación, presentada por dos organizaciones de derecha, Garzón fue más allá de su jurisdicción e ignoró la amnistía que garantiza hace más de 30 años la impunidad de los represores franquistas. Ahora la decisión final la tendrá el Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ). Mañana se reunirán en una sesión extraordinaria para decidir la suspensión cautelar de Garzón. Si la aprueban, el juez no podrá ser transferido a La Haya.

La decisión de abrir el juicio oral no puede ser apelada. El anuncio sorprendió a algunos, aunque varios analistas españoles esperaban que el acusador de Garzón reaccionara ante la posible salida del juez del país, para ocupar una asesoría junto al fiscal de la Corte Penal Internacional, el argentino Luis Moreno Ocampo. La respuesta de Varela llegó justo cuando el CSPJ, el máximo órgano de decisión sobre los jueces del país, analizaba el pedido de Garzón para prestar servicios especiales ante La Haya. El consejo llegó solamente a enviar la consulta de rutina a la Cancillería. Antes de tomar una decisión debe tener el visto bueno del Ejecutivo y muy probablemente esa respuesta no llegue antes de la sesión extraordinaria, convocada para mañana. Por eso, la predicción que imperaba ayer en Madrid era que Garzón enfrentará su continuidad en la Audiencia Nacional mañana.

El juez que ganó fama mundial por perseguir, procesar y condenar a dictadores y represores de todo el mundo está siendo investigado por tres causas. Se lo acusa de haber violado los derechos de dirigentes presos del conservador Partido Popular al ordenar espiar sus conversaciones con sus abogados, y de haber provocado un conflicto de intereses, al recibir dinero del Banco Santander durante unos cursos que dio en la Universidad de Nueva York.

Pero el primero en llegar a juicio es el que más repudio causó en España y en el mundo entero, y el único en que no participa la Fiscalía Nacional. Dos organizaciones de derecha, el sindicato Manos Limpias (que no tiene representación en ninguna empresa española) y Libertad e Identidad, acusaron a Garzón de extralimitarse al ordenar la apertura de causas por los crímenes cometidos por el franquismo, tanto durante la Guerra Civil (1936-1939) como durante la dictadura, que duró hasta 1975. La Falange Española, heredera del partido único del régimen dirigido por Francisco Franco, también había presentado una querella similar, pero finalmente fue separada del proceso por no cumplir con los tiempos procesales.

Leer también >>  Hallan plantas de cannabis bien conservadas en una tumba de hace 2.000 años

El juez Varela les dio la razón a estas organizaciones y ordenó abrir un juicio, que podría terminar en una condena de hasta 20 años de inhabilitación. “El acusado no puede tratar de justificar su irresponsabilidad penal con el pretendido objetivo de favorecer a las víctimas de la Guerra Civil”, argumentó el juez en su auto de procesamiento, difundido ayer.

En cambio, la Fiscalía Nacional sostiene que no hay pruebas de prevaricato en ese caso y, por eso, no se sumó a las querellas en la acusación y había cuestionado la eventual apertura de un juicio. Según la Fiscalía, Varela no puede abrir un proceso si un fiscal de la Nación no participa de la parte acusadora. Sin embargo, en su escrito Varela se basó en un antecedente del llamado “caso Ibarretxe”, en el que el Tribunal permitió la apertura de un juicio penal a instancias sólo de una acusación popular. El pasado 7 de abril el juez Varela había instado a los querellantes a presentar sus escritos de acusación contra Garzón para abrir a partir de ese momento el juicio oral al magistrado. Cuando lo hicieron, los escritos presentaban defectos de forma y, en vez de rechazarlos, Varela se los devolvió con correcciones. Falange, según Varela, fue el único querellante que no llegó a volver a entregar el escrito a tiempo.

La actitud de Varela le valió una recusación de Garzón, que fue rechazada por el Tribunal Supremo. Sin embargo, si el juicio oral avanza y Garzón es suspendido mañana, presentará otro recurso contra Varela, esta vez ante el máximo tribunal posible, la Corte Constitucional. Garzón argumentaría que Varela vulneró sus derechos constitucionales al mostrar parcialidad a favor de sus denunciantes.
  

Fuente: 

Diario Página/12 13/5/2010

Informacion Adicional: 

Quién es Baltasar Garzón Real:

Nació el 26 de octubre de 1955 en Torres, Jaén (España). Está casado y tiene tres hijos -Aurora, Baltasar y María-. Antes de comenzar sus estudios de abogacía, se desempeñó como albañil, camarero y ayudó a su padre en la gasolinera.

Leer también >>  Lo que Gran Bretaña oculta

En 1979 se licenció en la carrera de Derecho. Sólo dos años después de comenzar sus estudios ascendió a magistrado, siendo destinado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Almería. En 1987 se lo nombró inspector delegado para Andalucía por el Consejo General del Poder Judicial (C.G.P.J.), y en 1988 tomó posesión como magistrado del juzgado de instrucción número cinco de la Audiencia Nacional.

También en ese año instruyó los sumarios por las actividades de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) y por diversos atentados de la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y, en 1989, siguió las investigaciones por el atentado contra los parlamentarios de Herri Batasuna.

Ha llevado a cabo más de una veintena de causas contra ETA, por ejemplo participó en 1992 en París en lo que fue el golpe policial más importante contra esta organización, interrogando a los dirigentes de la misma -Francisco Múgica Carmendía y Joseba Aguirre Erostarbe-. Aunque no sólo investigó a la organización en sí, sino también a lo que consideró su entorno. En julio de 1998 ordenó el cese de actividades de Orain SA, empresa vasca de comunicación que gestionaba el diario Egin y su estación radiofónica de este último, Egin Irratia. Acabada la instrucción de Garzón, el cierre fue levantado por la Audiencia Nacional, pero la empresa quedó en bancarrota. Posteriormente ordenó el cese de actividades de Zabaltzen y el cierre de Egunkaria, el único diario que se editaba en su totalidad en lengua vasca. Estos hechos fueron muy criticados por los movimientos de defensa del euskera, ya que consideraban el cierre de periódicos una conspiración más contra la cultura vasca que contra el terrorismo de ETA.

Asimismo desarrolló una intensa labor contra el narcotráfico, dirigiendo «La Operación Nécora» y «La Operación Pitón»; incluso inició la operación contra agentes de la Unidad Central de Antidroga de la Guardia Civil (U.C.I.F.A), en la que procesó a miembros de dicha unidad por presuntos delitos de narcotráfico.

Su incursión en la política
Fue elegido diputado tras presentarse como independiente en las listas del PSOE en 1993, y poco después nombrado delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre drogas. Sin que todavía se cumpliera un año de las elecciones, el 6 de mayo de 1994 anunció su dimisión como delegado del Gobierno y tres días después renunció a su acta de diputado. Luego de un tiempo admitió que tomó esta decisión por «la actitud pasiva del presidente Felipe González respecto a la corrupción».

El 18 de mayo de 1994 retomó oficialmente su cargo de juez titular del juzgado número 5 de la Audiencia Nacional. Después de dejar de ser miembro del PSOE, llevó a cabo una de las batallas más feroces contra el Gobierno socialista, abriendo el caso GAL e instruyó, entre otros, el «caso Amedo» y el caso por el secuestro de Segundo Marey.

Leer también >>  Meneses, policía de papel y hueso

Sus casos más relevantes

Garzón cobró fama internacional por promover una orden de arresto, en 1998, contra el ex-dictador chileno Augusto Pinochet por la muerte y tortura de ciudadanos españoles durante su mandato, pero su extradición a España fue rechazada en el año 2000. Garzón manifestó reiteradamente su deseo de investigar también al ex-secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger en relación con la instauración de las dictaduras de la década del setenta del siglo XX en América Latina en lo que se llamó la Operación Cóndor.

Garzón asimismo abrió la posibilidad de que se levantaran en España cargos de genocidio contra funcionarios argentinos por la desaparición de ciudadanos españoles durante la dictadura argentina de 1976-1983. En abril de 2001, solicitó al Consejo de Europa desaforar al primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, miembro de la asamblea parlamentaria del Consejo.

En diciembre de 2001, Garzón puso en marcha una investigación de las cuentas en el extranjero del segundo banco más grande de España, BBVA, por supuestos delitos de lavado de dinero. En enero de 2003, el magistrado criticó de forma incisiva al gobierno de Estados Unidos por la detención de sospechosos de al Qaeda en la bahía de Guantánamo, Cuba. También hizo una campaña intensa contra la guerra de Irak de 2003, ordenando capturar a Osama Bin Laden.

Su otra labor
En febrero de 2005 publicó su primer libro «Un mundo sin miedo», en el que cuenta a modo de reflexión los puntos más destacables y polémicos de sus diecisiete años como juez. También expresa su opinión acerca de temas de actualidad y revela datos (tanto de relevancia nacional como internacional) poco conocidos hasta ahora. El libro desató polémica y recibió denuncias, sobre todo por parte de la derecha española.

Por toda su labor en el ámbito nacional, y sobre todo, internacional, el juez Baltasar Garzón recibió el título de Doctor Honoris Causa en destacadas universidades: Universidad Autónoma de Puebla, México; Universidad Nacional de Rosario, Argentina; New School University, New York; Universidad Nacional de Quilmes, Argentina; Universidad Autónoma Tomas Frías de Potosí, Bolivia; Universidad Nacional de la Plata, Argentina.

Fuente: www.publicspain.com
 
 
 
 
 

 

 

Arrancó el juicio a Garzón
5 (100%) 597 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú