Antes de que llegue Obama, recuerdos de Jimmy Carter

Caminaba junto a Jimmy Carter por las calles de la ciudad colonial de Santo Domingo. Caminar junto a Carter no era fácil. Decenas de personas buscaban acercarse, mientras que el Servicio Secreto y la policía local hacían esfuerzos para mantenerlos alejados. Luego de visitar la primera Catedral de América, Santa María la Menor, donde supuestamente se encontraban los restos de Cristóbal Colón, a los empujones, un turista logró quebrar la barrera de seguridad y antes que lo invitaran a retirarse rápidamente, me entregó una tarjeta con sus datos personales y me rogó que por favor le agradeciera al presidente Carter, porque él estaba con vida gracias a la presión de su gobierno a los militares de Argentina y Uruguay. Minutos después, ya dentro del auto con rumbo al hotel, le entrego a Carter la tarjeta y le transcribo las palabras del turista aventurado. El ex Presidente giró la cabeza, apoyó el brazo en el respaldo del asiento y con los ojos llenos de lágrimas me expresó “exactamente de eso se trataba, de salvar vidas humanas, y nadie me quería creer”. Esas espontáneas y precisas palabras me acompañan desde ese mayo de 1990 en República Dominicana.

Carter culminó su presidencia en 1980, y el Presidente Reagan revirtió inmediatamente la política de DDHH, y las dictaduras de América Latina tuvieron un descanso. Junto a la presión de varios países europeos, el Presidente Carter y su equipo, especialmente Pat Derian, fueron cruciales en salvar numerosas vidas humanas en Argentina y en mostrarle al mundo las graves violaciones de los militares argentinos. Sin Carter, la Comisión Interamericana de DDHH jamás hubiese visitado la ESMA y nunca hubiera existido el Informe de 1979 de la CIDH que despertó al mundo y a millones de argentinos. No hay dudas sobre el trágico rol de EE.UU. en América Latina a lo largo de la historia, pero el Presidente Obama no es parte de esa historia. Días antes de visitar Argentina, la foto de Obama con los Castro dará la vuelta al mundo como el símbolo de una época que está quedando atrás. Lamentablemente en Argentina hay sectores que prefieren seguir discutiendo las décadas a partir de los 60, en lugar de pensar y discutir el lugar de Argentina en el mundo complejo de las próximas décadas. Es hora de actualizar la biblioteca.  por Santiago Cantón. Secretario de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires Fuente: 

Leer también >>  Murió el historiador Félix Luna

Diario Clarín 18/3/2016

Antes de que llegue Obama, recuerdos de Jimmy Carter
4.6 (92.7%) 742 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú