«Allende representa a las víctimas chilenas y personaliza la injusticia de las irrupciones militares en democracias»

Implicado desde hace más de una década en la exhumación y análisis de restos de víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, Etxeberria colabora desde hace seis años, también, en la investigación de los crímenes de la dictadura chilena. Mañana participará en la exhumación de Salvador Allende.

¿En qué consiste la intervención de mañana?

Se trata de una investigación forense que consiste en exhumar los restos de Salvador Allende para analizar las lesiones que existan y ponerlas en relación con los hechos conocidos o versión dada sobre su muerte en 1973.

Usted lleva varios días en Chile. ¿Qué labores se han llevado a cabo, sobre el terreno, en estos días previos?

Es muy importante planificar el procedimiento que se va a emplear y discutir los protocolos a seguir. El Servicio Médico Legal de Chile ha experimentado una transformación en los últimos años y cuenta con una gran experiencia en base a los casos que se han investigado oficialmente en materia de Derechos Humanos. Un trabajo multidisciplinar que hay que coordinar bien. Antes de la exhumación es necesario conocer toda la documentación que se había generado en su momento.

¿Quiénes componen el equipo de trabajo?

La dirección de la investigación corre a cargo del Dr. Patricio Bustos, director nacional del Servicio Médico Legal de Chile. En ella participa la Unidad de Identificación de esta institución, y el equipo se refuerza con otros forenses de Colombia, Argentina, Estados Unidos y yo mismo. Además, participarán expertos de Policía de Investigaciones de Chile y un observador del Comité Internacional de Cruz Roja.

¿Durante cuántos días se prolongará la intervención?

Durante una semana de trabajo de laboratorio podremos tener la información que se necesita para emitir los informes periciales de áreas distintas, como la patología forense, la genética, la criminalística, etc. Luego hay que realizar lo que llamamos el ‘informe pericial integrado’, en donde todos los peritos tenemos que estar de acuerdo y, si no es así, debemos explicar las divergencias ante las autoridades judiciales.

Leer también >>  Muere general francés que mandó en Indochina y Argelia

¿Cuál es el objetivo esencial de la exhumación? ¿Qué se persigue?

Lo principal es establecer la ‘manera de la muerte’ o las circunstancias que rodearon a la misma. Es decir, ya sabemos que se trata de una muerte violenta por arma de fuego, pero hay que discutir el caso con base en la información existente del año 1973 y las evidencias que encontremos ahora, siempre desde una posición objetiva e imparcial y con más recursos técnicos de los que se tenían en 1973.

¿Qué pasará con los restos una vez se exhumen y se analicen?

Una vez que se realicen los trámites forenses y judiciales, la familia es la competente en decidir el destino final. Es probable que se vuelva a realizar un entierro en el mismo panteón, y seguro que en esta ocasión se celebrará un acto público importante como debe corresponder a un presidente de gobierno, superando con ello la injusticia que en este punto se produjo durante el entierro en 1973.

Una actuación como ésta no suele ser sencilla. ¿Cuál ha sido el proceso que ha permitido que se haga?

El caso forma parte de un conjunto de varios centenares que investiga la autoridad judicial chilena. No es igual a los ejemplos que también se investigan sobre los detenidos desaparecidos, pero todos ellos son estudiados como parte de una revisión desde la posición del Estado de Derecho actual.

No es, en cualquier caso, la primera vez que se realiza una autopsia al cuerpo de Allende. ¿Cuál es la diferencia entre una y otra intervención?

Tras su muerte en 1973, se practicó una autopsia oficial dentro de un proceso de investigación llevado a cabo por la Fiscalía militar. Ahora se trata de revisar todo y establecer las pruebas forenses que obtengan una verdad oficial sustentada en elementos formales y despejen algunas dudas que se han planteado recientemente.

Leer también >>  A ocho siglos, la Carta Magna aún nos da lecciones sobre la dignidad

¿Demuestra esta actuación que Chile esté por encima de España en la investigación de lo acontecido en la dictadura que vivió su país? ¿Existen allí menos trabas?

Chile se ha tomado en serio la revisión crítica de un pasado reciente en donde la dictadura de Pinochet produjo innumerables violaciones a los Derechos Humanos. Con ello se refuerzan valores cívicos y democráticos y se reconocen los derechos de las víctimas.

Lleva seis años colaborando en la recuperación de restos de desaparecidos en la dictadura chilena y más de diez trabajando en la misma línea en España. ¿Qué diferencias significativas encuentra?

En Chile las autoridades políticas y las judiciales están de acuerdo en realizar estas tareas que resultan ineludibles desde la perspectiva de los Derechos Humanos. Es un pasado reciente para el que no cabe impunidad. En España las cosas son distintas y se ha construido un mensaje de olvido que algunos dicen que es necesario para construir el futuro, y con ello tratan de encubrir los crímenes de nuestra dictadura.

Entre esas intervenciones suyas en Chile figura la exhumación de los restos del cantautor Víctor Jara. ¿Qué conclusiones sacaron de ella?

El juez tenía varias versiones de los hechos y varios imputados. Los informes forenses sirven para ajustar y buscar la verdad que antes no existía. A Víctor Jara le mataron con un disparo en la cabeza y posteriormente fue ametrallado, probablemente en un segundo lugar fuera del Estadio de la Universidad de Chile. Su cuerpo fue abandonado en las calles.

¿Qué supone para usted, en lo profesional, la exhumación de los restos de Salvador Allende?

Desde el punto de vista profesional es un caso más que, probablemente, no tiene mayores dificultades técnicas que otros. Pero, emocionalmente, representa a todas las víctimas chilenas y sirve para personalizar la injusticia de las irrupciones militares en contextos democráticos y, con ello, la involución de las dictaduras. La Medicina Forense debe intervenir siempre en casos de violaciones a los Derechos Humanos.

Leer también >>  La búsqueda de los restos de Federico García Lorca, fusilado el 18 de agosto de 1936

¿Y en lo personal?

No dejo de pensar que, cuando se produjo el golpe militar de Pinochet, yo era un estudiante que recibía la noticia con una gran frustración y, por algo que no sabía explicar, el caso me resultaba muy injusto y cercano. Entre nosotros finalizaba la dictadura y en Chile se inauguraba otra. Nunca entonces podía imaginar que iba a estar tan cerca de una persona en la que me siguen impresionando sus mensajes desde el Palacio de La Moneda cuando el edificio era asaltado por los militares golpistas. Por cierto, las enormes rejas de las ventanas de ese edificio se hicieron en Gipuzkoa.

¿Cree que esta exhumación marcará un antes y un después en la historia chilena, como una especie de ‘paso de página’ definitivo?

Servirá para oficializar los hechos que todos conocen. Ante las proporciones de los delitos cometidos, en esto no se pasa la página nunca, en realidad es un proceso que no se resuelve de un día para otro y que tiene que servir para construir más democracia reconociendo las injusticias desde las instituciones actuales. Y son muchos otros casos los que quedan pendientes de análisis. La Medicina Forense seguirá cumpliendo su papel de servicio público a requerimiento de jueces y tribunales.

por Miguel Cifuentes

Fuente: 

Noticias de Gipuzkoa 22/5/2011

Informacion Adicional: 

Ultimo discurso de Salvador Allende – 11 de Septiembre de 1973:

 

«Allende representa a las víctimas chilenas y personaliza la injusticia de las irrupciones militares en democracias»
4 (80%) 748 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú