Adió a un hombre que hizo reír

Humorista, actor y cantante, fue uno de “Los 5 grandes del buen humor”, junto a Jorge Luz, Pato Carret, Zelmar Gueñol y Juan Carlos Cambón. Murió a los 93 años, después de una larga y variada trayectoria, de Canaro a Migré.

Cantante, actor, imitador, humorista. Por su multiplicidad de talentos, a Guillermo Rico sólo se lo podía definir con una palabra algo pasada de moda: showman . El sábado a la noche, luego de haber permanecido internado durante una semana en una clínica porteña, se apagó la vida de uno de los dos sobrevivientes -el otro es el Pato Carret- de Los 5 grandes del buen humor. Tenía 93 años. Había nacido el 10 de febrero de 1920 en Lanús Oeste. Su carrera artística empezó en 1937, cuando ganó sus primeros 17 pesos cantando tangos en un festival del club Talleres de Remedios de Escalada. “Yo he sido tanguero -recordaba- desde muy chico. No obstante, mis inicios han estado vinculados específicamente con las imitaciones. Si bien en la primera etapa de mi carrera yo pensaba cantar, después la vida se encargó de demostrar que no estaban centradas en ese rumbo mis únicas posibilidades artísticas”. En 1939 se presentó en un programa de Mario “Cariño” Pugliese en Radio Prieto, haciendo una imitación de Hugo del Carril. Ese mismo año se integró al conjunto Los Bohemios, dirigido por el propio Pugliese. Al año siguiente se sumó al ciclo de Radio Belgrano La gran cruzada del buen humor, dirigido por Tito Martínez del Box, donde actuaban Rafael Carret, Zelmar Gueñol, Juan Carlos Cambón, Delfor e Iván Grey, entre otros veinte artistas. “Después, el pianista Oscar Sabino me posibilitó ir a rendir una prueba con Francisco Canaro. Ahí se inició mi carrera como cantante, que en realidad me desilusionó, porque todo el repertorio había sido elegido por Canaro”. Pirincho también le eligió seudónimo: consideraba que su nombre, identificado como actor cómico, no era conveniente para su orquesta, y le puso Guillermo Coral. Entre 1944 y 1945, siempre con con la orquesta de Canaro, grabó 25 temas, actuó en la obra El tango en París y en la película No salgas esta noche, pero en 1946, por sus diferencias con Canaro, volvió a La gran cruzada del buen humor. “Trabajamos con éxito en Radio El Mundo. Cambón, Gueñol, el Pato Carret y yo empezamos a intervenir en una creación de Martínez del Box: Los cuatro ases del buen humor. Entonces, el director Luis Bayón Herrera nos propuso hacer una película con La cruzada. Se llamó Cuidado con las imitaciones. Después nos separamos de La cruzada y nos constituimos, tras incorporar a Jorge Luz, en Los 5 grandes del buen humor”. El conjunto, uno de los primeros grupos cómicos argentinos, marcó toda una época. Entre 1946 y 1964, Los 5 grandes del buen humor filmaron trece películas, montaron obras de teatro e hicieron giras por todo el país, Latinoamérica y España. Siempre a partir de su éxito en la radio (sucesivamente Splendid, Belgrano y El Mundo), donde los identificaba su característica cortina musical, que empezaba así: Aquí están Los 5 grandes con su canción/ anunciando su mensaje de buen humor/ llevar quieren la alegría a su corazón/ con la canción que es la expresión/ del optimismo y el buen humor. En las aventuras del grupo, Rico era el galán, e interpretaba temas musicales imitando a cantantes famosos. “Trasladamos a la pantalla cinematográfica una realidad de barrio porteño. Reflejamos a esos muchachos soñadores, bohemios, que vivían aventuras, romances y contratiempos cotidianos”. Tras la separación del grupo, Rico continuó su multifacética carrera. Volvió a grabar con Canaro, ya con su verdadero nombre, y con otras orquestas (en total, registró 57 temas). Actuó en numerosos programas de televisión -entre ellos Rolando Rivas, taxista, de Alberto Migré-, y películas como Sentimental, de Sergio Renán, o Señora de nadie, de María Luisa Bemberg. Dos de sus últimas apariciones fueron en Los machos y Como pan caliente. En esa época, cuando le preguntaban si cambiaría algo de su carrera, contestaba: “Absolutamente nada. Le estoy agradecido al destino por haberme dado una carrera tan bella”. Fuente: 

Leer también >>  A 130 años de la muerte de José Hernández, el gaucho Martín Fierro sigue conmoviendo con su vida, su felicidad y su desdicha

Diario Clarín 20/5/2013

Informacion Adicional: 

Adió a un hombre que hizo reír
4 (80%) 659 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú