«A Rucci lo mataron los montoneros»

«No es una cuestión de opinión, esa es la verdad», afirma el sacerdote en un audio inédito, grabado en noviembre de 1973. Los acusa además de «crear un clima imperdonable de miedo en el pueblo». José Ignacio Rucci era secretario general de la CGT y un alfil de Juan Domingo Perón dentro de su armado político. El 25 de septiembre de 1973, dos días después de que Perón resultara elegido presidente por tercera vez con más del 61% de los votos, Rucci fue asesinado en la puerta de su casa del barrio de Flores.

La investigación judicial determinó que el crimen fue perpetrado por miembros de Montoneros. Sin embargo, a más de 40 años de la denominada «Operación Traviata» los integrantes de la conducción de esa organización armada peronista que sobrevivieron -entre ellos Mario Firmenich y Roberto Perdía- siguen negando que haya existido una «orden» de ellos para atentar contra Rucci. El que no tuvo dudas sobre la autoría del crimen fue otro destacado protagonista de los convulsionados años 70: el padre Carlos Mugica. El sacerdote, asesinado también hace 40 años, conocía bien a varios miembros de Montoneros. Fue su asesor espiritual cuando muchos de los futuros guerrilleros eran alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires. Años después, se distanciaron y Mugica tuvo una actitud crítica hacia ellos. Les recriminaba que no hayan dejado las armas pese a que el anhelado retorno de Perón a la Argentina ya era una realidad. Apenas dos meses después de la muerte de Rucci, en noviembre de 1973, Mugica se expresó en forma contundente. «La ejecución de Rucci fue un gravísimo error, yo sé que lo mataron los Montoneros, no es una cuestión de opinión, esa es la verdad». Las palabras del sacerdote suenan con fuerza. «No podés darte el lujo de cometer esos errores en estos momentos», sostuvo, y acusó a Montoneros de transformarse en «la nueva burocracia». La misma palabra que la guerrilla utilizaba para descalificar a sus rivales del sindicalismo. «Para mí, muchos de los guerrilleros tampoco son pueblo, son pequeños burgueses intelectuales que aprenden la revolución en un libro y no en la realidad», aseveró el mítico cura que trabajó en la villa de Retiro. Mugica acusó a los miembros de Montoneros de «jugar con el pueblo» y de «quitarle la alegría tremenda de experimentar a Perón presidente» a sólo dos días de los comicios. «Crearon un clima imperdonable de miedo al pueblo, castraron una alegría tremenda al pueblo y eso es imperdonable», sentenció. Los dichos de Mugica salieron a la luz gracias a un audio aportado por Jorge Rulli, un viejo militante de la primera Juventud Peronista, y que fue difundido en el programa La Mirada, del periodista Roberto García. El pasado 11 de mayo se cumplieron 40 años del asesinato de Mugica. Ese día, el sacerdote salió de celebrar misa en la iglesia San Francisco Solano, del barrio de Villa Luro, cuando un hombre lo abordó, lo llamó por su nombre y le efectuó varios disparos. Horas más tarde, Mugica moría en el hospital Salaberry, de Mataderos. La Justicia determinó que el ejecutor fue Rodolfo Eduardo Almirón, un ex policía que integraba la Triple A. Sin embargo, muchos autores e investigadores aseguran que las balas que mataron a Mugica partieron de Montoneros. Incluso, un libro publicado recientemente reinstaló esa tesis. Lo cierto es que el cura terminó sus días enfrentado con ambos bandos. Tanto con José López Rega como con la guerrilla. Fuente: 

Leer también >>  Un freno a las demoliciones

Infobae.com 15/5/2014

«A Rucci lo mataron los montoneros»
4 (80%) 618 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú