A los 83 años, falleció Juan María Bordaberry

A consecuencia de un paro cardiorrespiratorio falleció ayer domingo a las 5.20 horas de la madrugada el dictador Juan María Bordaberry. Reacciones en el sistema político. Varios dirigentes prefirieron guardar respetuoso silencio frente al deceso.

Cumplía una pena de 30 años de prisión por crímenes de lesa humanidad, desaparición forzada de personas, por los crímenes de los legisladores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz y de los militantes Rosario Barredo y William Whitelaw, y por atentar contra la Constitución en grado de reiteración real. Sobre esta última causa, Bordaberry fue el único dictador en el mundo que fue procesado por el atentado a la Carta Magna de una nación. La familia del ex dictador resolvió no realizar un servicio velatorio y sus restos permanecieron en el domicilio de su hijo, el senador Pedro Bordaberry, en Carrasco. Por la tarde fue sepultado en el Parque Martinelli. Juan María Bordaberry padecía serios problemas respiratorios desde hacía por lo menos 2 años, y en los últimos meses su salud había empeorado. Precisamente esa fue una de las causas que determinaron su pasaje de Cárcel Central a cumplir su arresto en un domicilio.

Reacciones
Tras su fallecimiento, Max Sapolinsky, dirigente y secretario de Vamos Uruguay, el sector político liderado por Pedro Bordaberry, comentó que “era el padre de un amigo y en estos momentos estoy acompañando a mi amigo”.

El ex presidente Jorge Batlle comentó a LA REPÚBLICA que prefería hacer un “absoluto silencio, porque no puedo hacer ningún comentario sobre una persona que no me va a poder responder por la razón que está muerta”.

El diputado del Partido Nacional Hernán Bonilla escribió en Twitter que “el dictador Bordaberry no merece ningún homenaje y la muerte no lo redime pero respetemos el dolor de su familia”.

Leer también >>  Westerns: realidad y leyenda

El senador de Asamblea Uruguay Carlos Baráibar envió sus condolencias al senador Pedro Bordaberry y afirmó en radio Carve que en momentos como estos “el vínculo filial está por encima de cualquier otra consideración”.

La abogada Hebe Martínez Burlé, iniciadora de algunas de las causas por las que Bordaberry fue procesado, comentó a este diario que “así como (Juan María Bordaberry) sembró terror, también sembró amor a su familia. Hoy, sus hijos sufren lo mismo que sentí yo cuando falleció mi padre. Por eso, no quiero para otros lo que tampoco quiero para mí”, señaló.

El senador y presidente del directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, dijo a radio Carve que con la muerte de Bordaberry se termina “una generación que generó enfrentamientos y radicalización de ideas en Uruguay”.

LA REPÚBLICA realizó un sondeo entre varios dirigentes políticos y en su mayoría optaron por mantener un respetuoso silencio al respecto.

PANCARTAS
Unas veinticinco personas esperaban a la puerta del cementerio privado el arribo de la caravana fúnebre que trasladaría los restos de Juan María Bordaberry. A la llegada del cortejo, los manifestantes profirieron algunos insultos y exhibieron las pancartas en las que se leía: “Como no hay justicia, hay escrache popular”.

 
 

Fuente: 

Diario La República 18/7/2011

Informacion Adicional: 

Quién fue Juan María Bordaberry Arocena:

(Montevideo, 1928) Político uruguayo, presidente de la República entre 1972 y 1976. Miembro de una de las familias ganaderas más poderosas del país, cursó estudios en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Montevideo. Comenzó su actividad política a través de las organizaciones agrarias y fue vocal y luego secretario general de la Asociación Rural del Uruguay. Posteriormente se afilió al Partido Blanco (o Nacional, PN). Fue presidente de la Junta Cárnica Nacional (1959), miembro honorario del Comité del Plan de Desarrollo Agrícola (1960), miembro del Consejo Lanero Nacional (1960-1962) y presidente de la Comisión contra Enfermedades Bucopédicas (1962).

Leer también >>  A 35 años de Independiente campeón

En 1962 obtuvo el escaño de senador, que abandonó en 1964 para presidir la Liga Federal de Acción Ruralista (LFAR), que representaba a la alta burguesía agraria y preconizaba la vuelta al ejecutivo unipersonal (desde 1952 regía un Consejo Nacional de Gobierno). Cuando el Partido Colorado (PC) llegó al poder en 1967, Bordaberry, declarado conservador y anticomunista, se le unió al considerarlo la mejor garantía para un poder fuerte.

El presidente Jorge Pacheco Areco lo nombró en octubre de 1969 ministro de Agricultura. Dos años después presentó su candidatura, doble, a las elecciones del 28 de noviembre de 1971: a la presidencia y a la vicepresidencia en la candidatura de Pacheco, en una astuta maniobra del PC para asegurar su continuidad. El 15 de febrero de 1972 Bordaberry fue declarado vencedor sobre Wilson Ferreira Aldunate (PN) y Líber Seregni (Frente Amplio) y asumió sus funciones el 1 de marzo, para un mandato de cinco años.

La difícil situación creada por las acciones de guerrilla urbana del Movimiento de Liberación Nacional “Tupamaros” (MLNT) y las crecientes presiones e injerencias en el poder civil del estamento militar que las combatía desató una grave crisis institucional. El 15 de abril de 1972, el Congreso introdujo el “estado de guerra interno”, con restricción de garantías constitucionales, y el 3 de noviembre se reveló, con gran escándalo, un documento confidencial del ejército justificatorio de su intervención en la vida política.

Bordaberry, sobrepasado por los acontecimientos y privado de apoyos en el propio PC, fue adquiriendo un papel de mero “vocero” de las Fuerzas Armadas, que pusieron en marcha un verdadero golpe de Estado, silencioso e incruento. El último acto de este proceso (que en ciencia política se ha conocido como “bordaberrización”), tuvo lugar el 25 de junio de 1973, con el despliegue del ejército en Montevideo y el anuncio por Bordaberry de la suspensión del Congreso y la instauración del gobierno por decreto.

Leer también >>  Anécdotas escondidas detrás de grandes clásicos de la literatura

El golpe, además de quebrar cuarenta años de singular trayectoria democrática y civilista en Uruguay, puso en marcha la “solución final” en el tratamiento de los movimientos de izquierda en el Cono Sur: Chile le siguió en septiembre de 1973 y Argentina en marzo de 1976. El 12 de junio de 1976, a unos meses de la expiración de su mandato, Bordaberrry fue destituido por los militares, por desavenencias sobre la normalización constitucional, y sustituido por el jurista A. Méndez. A finales de 2006 fue procesado por el presunto homicidio de catorce opositores políticos durante su gestión de gobierno.

Fuente: www.biografiasyvidas.com

A los 83 años, falleció Juan María Bordaberry
4.7 (94.27%) 412 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú