A 15 años de su muerte, Diana sigue impactando en la Monarquía británica

Pasaron 15 años desde que la noticia de la muerte de la princesa Diana de Gales, de 36 años, conmocionara al mundo. Un accidente, muchos sospechosos y mil supuestas conspiraciones se cobraron la vida de la madre del futuro Rey de Inglaterra -Guillermo- y del príncipe Enrique, que heredaron de ella el carisma, la rebeldía y la popularidad y cooperaron en el alza de la imagen pública de la monarquía más rica y poderosa del mundo.

Hasta el fallecimiento de Lady Diana Spencer (bautizada «Lady Di» por la prensa en los años 80), la Corona Británica era conocida y reprochada por su carácter serio, derrochador y alejado de la realidad. Sin embargo, las cosas cambiaron el 31 de agosto de 1997, cuando la «princesa del pueblo» perdió la vida tras una persecución con paparazzi en el Pont del’Alma, París.  La presión popular obligó a la Corte dar un «funeral real» a la madre del heredero y ex esposa del príncipe Carlos, pese a que los funcionarios defendían que ya no se trataba de un miembro de la Corona. Las críticas de miles de personas en Londres obligaron incluso a que la reina Isabel II presentara sus respetos ante el cadáver de Diana y le ofreciera honras nacionales. Fue el primer síntoma de las profundas transformaciones que la muerte de Diana de Gales llevaría a la Monarquía Británica.  A pesar de su ausencia, la presencia de Diana en la vida íntima de la Casa Real es viva y continua. Sus hijos son los primeros que no pierden ocasión para  honrar su memoria, incluso sus actos y participación en fundaciones de beneficencia tienen mucho que ver con el legado de su madre.  La Familia Real ganó popularidad tras una serie de transformaciones que dejaron al descubierto que, para sobrevivir, había que ser como Diana y, contra todo pronóstico, las encuestas indican que nunca en su historia la realeza británica fue tan popularmente aceptada como en estos tiempos. Guillermo y Enrique -junto a Kate Middleton, a quien la prensa considera «la sucesora» de Diana- componen el frente común para llevar la Monarquía al siglo XXI, con el increíble beneplácito de la reina Isabel. Los excesos de los hijos de Diana (que flirtearon con las drogas, el alcohol y las fiestas desenfrenadas) son defendidos y perdonados por la opinión pública. «Hoy en día, pensamos menos en Diana y más en ellos», comenta Kate Williams, biógrafa de la realeza. «Se parecen a ella… Dan a las asociaciones caritativas, son cálidos, van hacia la gente y no son estirados». Según Williams, Diana, «a la que nadie jamás criticó en su papel de madre», estaría «muy orgullosa de sus hijos». La semana pasada, por ejemplo, luego de la publicación de unas fotos del príncipe Enrique desnudo en una fiesta privada en Las Vegas, una encuesta del Sunday Times reveló que el 68% de los encuestados considera que las travesuras del príncipe son aceptables para un joven soltero y un 75% tiene una opinión positiva sobre el rebelde «Harry», a quien la mayoría ve como el heredero perfecto del carisma de Diana. El aniversario número 15 de la muerte de Diana no reunirá miles de dolientes en el Palacio de Kensington, como hace una década, porque los británcos parecen haber superado la tragedia. Sin embargo, los turistas siguen desfilando ante las fotos de Diana y su último amor, Dodi Al-Fayed, en la tienda Harrod’s de Londres, el vaso de cristal en el que bebió Diana la noche de su muerte o la réplica del anillo que le regaló Dodi, entre otros.  En París, los admiradores de Diana piden desde hace tiempo un monumento dedicado a la princesa o que al menos se cambie el nombre del lugar donde ocurrió el accidente. “Nunca antes estuve en París, pero quiero ir a ese sitio sin dudarlo”, explicó por ejemplo la británica Anne Houghton. “Quisiera ver dónde ocurrió la tragedia”. “Mi corazón está con ella”, afirma la estadounidense Virgina Kroger. Además, los últimos años de la princesa son también el tema de una próxima película protagonizada por Naomi Watts, que espera batir récords de audiencia como lo hizo la película The Queen, que retrata a la reina Isabel II en los tormentosos siete días siguientes al fallecimiento de su nuera. En 2008, tras una larga y difícil investigación sobre el accidente, la justicia responsabilizó del mismo al chofer -que iba alcoholizado – y a los «paparazzi» que los perseguían. Un jurado popular descartó así que Diana hubiera sido asesinada, como se especuló durante años, y las teorías conspirativas quedaron enterradas. Cuatro años más tarde, al cumplir 30 años, el príncipe Guillermo recibió la parte que le correspondía de la herencia de su madre, que podría alcanzar hoy los 20 millones de euros. por Darío Silva D’Andrea Fuente: 

Leer también >>  Alemania ocultó la identidad del criminal nazi Adolf Eichmann en Argentina

 Perfil.com 31/8/2012

A 15 años de su muerte, Diana sigue impactando en la Monarquía británica
4 (80%) 480 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú