Buscar

asesinado por la dictadura de pinochet

Víctor Jara tuvo su funeral

El cantante chileno, asesinado por el gobierno de facto de Augusto Pinochet, tuvo una ceremonia fúnebre masiva, a fin de homenajear a uno de los artistas chilenos más importantes.

 

El folklorista Víctor Jara, torturado, asesinado y sepultado casi en secreto hace 36 años por la dictadura de Augusto Pinochet, tendrá por fin un funeral masivo, en un acto de tres días a partir del jueves próximo destinado a homenajear a uno de los más grandes artistas chilenos.

La ceremonia fúnebre, organizada por la familia del cantante y la Fundación que lleva su nombre, se realizará del 3 al 5 de diciembre próximos, seis meses después de que sus restos fueran exhumados por una orden judicial. "Una manta campesina roja con ribetes negros cubrirá el ataúd y las puertas del lugar donde se realizará la ceremonia permanecerán abiertas día y noche", dijo Gloria Konig, directora de la Fundación Jara.

Será en esa Fundación, en el centro de Santiago, donde estará el ataúd con los restos de Jara, que será llevado el sábado al Cementerio de Santiago tras una romería por las calles de la ciudad.

"Es el funeral que Víctor nunca tuvo y aquel que se merece", agregó la organizadora, sobre la forma casi clandestina en que el cantante fue sepultado. Jara fue detenido el mismo día en que Pinochet tomó el poder, el 11 de septiembre de 1973, junto a otros 5.000 prisioneros políticos en un estadio. Ahí fue brutalmente torturado y cinco días más tarde recibió más de 40 balazos. Su cuerpo fue trasladado hasta el Servicio Médico Legal. Un funcionario lo reconoció y le avisó a su viuda, Joan Turner.

"Me dijo: 'A la morgue llegó hace 48 horas el cuerpo de su marido. Tiene que ir a retirarlo porque está a punto de ir a una fosa común'", recordó su viuda.

"En la morgue vi el espectáculo más horroroso, una pila de cuerpos donde no estaba Víctor. Subimos al segundo piso. Había una hilera con más cuerpos, uno al lado del otro. El último era el suyo", agregó. En secreto, en silencio y sin flores, el funcionario, Turner y un amigo del cantante lo sepultaron en un pequeño nicho en el Cementerio de Santiago, donde permaneció hasta el 4 de junio pasado, cuando por una orden judicial exhumaron sus restos.
 

Fuente: 

Diario Clarín 29/11/09 y 28/5/09

Las fotografías corresponden a la Fundación Víctor Jara (www.fundacionvictorjara.cl)

Informacion Adicional: 

Revelan datos estremecedores de la muerte del músico chileno Víctor Jara

Su historia es uno de los capítulos más dolorosos y emblemáticos del golpe de Estado que lideró en Chile el general Augusto Pinochet el 11 de setiembre de 1973. A lo largo de los años se sucedieron los relatos sobre la detención, las torturas y la muerte del destacado músico chileno Víctor Jara, asesinado en el emblemático estadio de Santiago, pero recién ahora, a casi 36 años de la tragedia, comienza a armarse el rompecabezas de su padecimiento y de lo que fueron sus últimas horas con vida y del escalofriante rescate clandestino de su cadáver.

El mismo 11 de septiembre del golpe y de la muerte del presidente socialista Salvador Allende, cerca de 600 estudiantes y profesores se amotinaron en protesta en la Universidad Técnica del Estado en Santiago. Entre ellos estaba Víctor Jara, que era profesor de esa universidad y estaba a punto de cumplir 41 años.

Los militares irrumpieron en la universidad llevándose a varios detenidos al Estadio Chile, entre ellos a Jara, reconocido folclorista y símbolo de la izquierda chilena, autor de temas como Te recuerdo Amanda y Plegaria del labrador. Según la declaración judicial del ex conscripto José Alfonso Paredes, hoy detenido por el caso (ver recuadro), una vez alojado junto con otros detenidos en el estadio devenido gigantesca prisión, un subteniente “comenzó a jugar a la ruleta rusa con su revólver apoyado en la sien del cantautor. De allí salió el primer tiro mortal que impactó en su cráneo”. “El cuerpo de Víctor Jara cayó al suelo de costado. Paredes observó cómo se convulsionaba. Y escuchó al subteniente ordenarle a él y a los otros conscriptos que descargaran ráfagas de fusiles en el cuerpo del artista”. Según la autopsia, el cuerpo de Jara tenía alrededor de 44 impactos de bala.

El mismo testigo indica que metieron el cuerpo de Jara en una bolsa y luego lo cargaron en un vehículo militar. Otras 14 personas fueron acribilladas junto a él y sus cadáveres tuvieron en principio igual destino. El testimonio de Paredes coincide con el de otros ex prisioneros al señalar que Jara fue interrogado al menos dos veces en los camarines del estadio y que fue sometido a torturas que incluyeron la fractura de sus manos a golpe de culata, un símbolo del ensañamiento con que actuaron los agentes del naciente régimen militar al reconocer al músico.

En relatos previos sobre la presencia de Jara se menciona el conmovedor intento de otros prisioneros para cambiar su aspecto luego de una sesión de tortura, vistiéndolo con otra ropa y tratando de cortar su cabello negro rizado con un cortauñas. Los últimos que lo vieron con vida dijeron que estaba muy golpeado, con la cara hinchada y las manos fracturadas.

Su cadáver fue trasladado como NN al Instituto Médico Legal (IML). Luego de guardar silencio por 35 años, Héctor Herrera Olguín, ex funcionario del Registro Civil y radicado en Francia, relató a la Justicia de qué manera ayudó a la viuda de Jara, Joan Turner, a llegar hasta los restos de su esposo y así poder darles sepultura. Herrera Olguín dijo que fue enviado el 16 de septiembre en comisión al IML, donde se le ordenó medir y tomar las huellas de los cuerpos apostados en el estacionamiento del recinto. El ex funcionario calcula que había unos 300 muertos, entre los cuales había niños y mujeres. Un empleado le advirtió que entre los cuerpos apilados parecía estar el de Víctor Jara y se lo mostró con sigilo. Estaba muy sucio, con tierra en las heridas, el cabello apelmazado por la tierra y la sangre. A simple vista se notaban las heridas profundas en ambas manos y en la cara. Y tenía sus ojos abiertos, “pero con una mirada tranquila”, dijo Herrera, quien anotó a escondidas su número de ficha y sus huellas dactilares. Para esto tuvo que abrir sus manos: las tenía empuñadas, muy rígidas.

Al día siguiente fue a la sección dactiloscópica del Registro Civil y con la complicidad de una funcionaria, buscaron la ficha de Jara y comprobaron que habían asesinado al cantante. Anotó los datos de su esposa y su dirección. En la madrugada del 18 de septiembre, Herrera llegó hasta la casa de los Jara en Las Condes y le relató a su esposa lo que había vivido. Poco después partieron juntos hasta el IML e iniciaron la búsqueda que concluyó en el segundo piso del edificio. El cuerpo de Jara tenía el n° 20. Joan abrazó el cadáver y lloró en silencio.

Herrera invocó su calidad de funcionario para poder sacar el cuerpo en un día feriado y ayudó a completar el certificado de defunción donde consta que Jara murió por herida de bala el 14 de septiembre a las 5.00 horas. Luego debieron hacerse de dinero para comprar el ataúd para retirar el cuerpo.

Herrera y un amigo que lo ayudó con el dinero para comprar el cajón ingresaron a buscar el cadáver y lo trasladaron en una camilla metálica con su ropa doblada a los pies. Luego cubrieron el cuerpo con un poncho y una mortaja y lo depositaron en el ataúd. Joan estuvo una hora a solas con el cadáver de su marido. Pudieron enterrarlo en el Cementerio General, ubicado enfrente del IML, sólo porque la empleada a cargo vio el nombre del muerto y se los permitió. Fue enterrado en un modesto nicho y sin flores, en el mismo lugar en donde aún están sus restos.
 

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

La historia de Hernán Pujato, precursor de las exploraciones al continente antártico, y fundador de...

MIRANDO HACIA ATRAS
Hoy se cumplen 72 años de la muerte del líder fascista
Mussolini

Hoy se cumplen 72 años de la muerte de Benito Mussolini, el líder fascista que gobernó Italia desde 1922 hasta 1943. Su fallecimiento se produjo el 28 de abril de 1945, luego...

Gernika

Historiadores y expertos debaten sobre las relaciones entre el dictador y los jefes de la Legión Cóndor en el 80 aniversario del bombardeo a la población vasca. Asomó...

La revista fundada por Fèlix Luna cumple 50 años
Revista Todo es Historia

La primera vez que al escritor e historiador Félix Luna (1925-2009) se le cruzó la idea de crear una revista sobre historia argentina estaba en la ciudad suiza de Berna, frente al...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN