Buscar

LONDRES

Un pagaré de 2000 años de antigüedad bajo las oficinas de Bloomberg

En una excavación en plena City londinense, arqueólogos encontraron más de 400 tablillas, de las cuales se descifraron 87. Una de ellas es del 8 de enero del año 57, el documento fechado escrito más antiguo en Gran Bretaña. Se trata de un ancestral pagaré en el que un esclavo en libertad promete pagar a otro “105 dinares del precio de la mercancía que ha sido vendida y entregada.”

Arqueólogos británicos descubrieron una tablilla de madera en la que está grabado el documento manuscrito más antiguo encontrado en Gran Bretaña, entre centenares de tablillas de casi 2000 años, durante la era romana, increíblemente preservadas bajo tierra en el corazón de la city londinense.
 
Expertos del Museo Arqueológico de Londres (MOLA) dijeron ayer que hallaron más de 400 tablillas durante excavaciones en el distrito financiero de la capital para levantar un edificio para las nuevas oficinas de la compañía Bloomberg.
El tesoro provee una mirada reveladora a la historia temprana de la ciudad como eje comercial.
 
Hasta ahora 87 tablillas han sido descifradas, incluyendo una dirigida “en Londres, para Mogontius” y que data de entre el 65 y el 80 de la era actual, la más antigua referencia registrada a la ciudad, conocida por los romanos como Londinium.
En la era romana, las tablillas de madera eran cubiertas con cera, para poder escribir en ellas usando un estilo. La cera no ha sobrevivido, pero parte de la escritura penetró la madera y puede leerse.
 
Al respecto, la arqueóloga Sophie Jackson dijo: “El descubrimiento es enormemente significativo; la primera generación de londinenses hablándonos”.
 
Los romanos fundaron Londres tras su invasión en el año 43 de nuestra era. En ese entonces la ciudad era la frontera en el oeste salvaje del Imperio Romano. La gente trataba de explotar la nueva provincia justo detrás del ejército romano.
El asentamiento fue destruido por una rebelión celta encabezada por la reina Boudica en el 61, pero fue reconstruido muy pronto.
 
Los documentos muestran que apenas unos pocos años después de su establecimiento, Londres era ya una ciudad llena de mercaderes y comerciantes. Los documentos encontrados incluyen los nombres de cerca de cien personas y hacen referencia a entregas de cerveza, pedidos de comida, sentencias judiciales, órdenes militares y hasta prácticas de caligrafía.
 
Otra tablilla está fechada el 8 de enero del año 57 de la era común, y sería el documento fechado escrito más antiguo en Gran Bretaña. Apropiadamente para una ciudad que es ahora la capital comercial del mundo, se trata de dinero, un ancestral pagaré en el que un esclavo en libertad promete pagara otro “105 dinares del precio de la mercancía que ha sido vendida y entregada”.
 
Las tablillas estaban preservadas en el lodo del Walbrook, entonces un río que cruzaba la ciudad de Londres y ahora un arroyo subterráneo, y no han estado en contacto con el oxígeno durante todo este tiempo.
 
“El agua protege del oxígeno que normalmente habría causado descomposición”, explicó Jackson. Al mismo tiempo agregó: “Nuestro lodo pegajoso de Walbrook es como la ceniza de Pompeya o la lava de Herculano”, las ciudades romanas preservadas por una erupción volcánica.
 
Otro de los textos descubiertos es un contrato fechado el 21 de octubre del año 62 para transportar “veinte cargas de provisiones” desde Verulamium (actualmente la localidad de St. Albans) hasta Londres, a pocos años de la revuelta de Boudiccan, en el que ambos asentamientos fueron arrasados. Y otra está dirigida a “Junius el tonelero frente a la casa de Catullus”, cuya barriles pueden haber sido rotos para laminar más tabletas.
 
Las tablillas venían originalmente en pares unidos entre sí, con un hueco poco profundo lleno de cera de abeja ennegrecido por el hollín. Las cartas fueron escritas en la cera con un lápiz afilado y, a pesar de que se ha disuelto largo de los siglos, las palabras se han descifrado de los arañazos leves en la madera subyacente.
 
Junto con los documentos, los expertos han encontrado todo tipo de objetos romanos, entre ellos cerámicas y monedas, que facilitan la datación de los escritos en los que no aparecen fechas.
 
El clasicista Roger Tomlin, que descifró algunas de las inscripciones, dijo que examinar los antiguos manuscritos puede ser emocionante: “Estás descifrando algo creado por la mano de alguien que vivió hace 1.900 años. Tus ojos plantados donde nadie lo ha hecho antes, al menos no en mucho tiempo”.
 
Fuente: 

Diario El Cronista 2/6/2016

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Una nieta de Napoleón Bonaparte está enterrada en el Cementerio de la Recoleta. La historia en El Ojo...

MIRANDO HACIA ATRAS
Música, rebelión y cobardía en la URSS
Dmitri Shostakovich

Tras haber maniobrado entre la popularidad dentro y fuera de su país y la tensa y por momentos peligrosa relación con el Partido Comunista, el artista falleció el 9 de agosto...

Juan Manuel Fangio

Juan Manuel Fangio fue el mejor representante argentino en la Fórmula 1. Allí logró cinco títulos mundiales, un récord que solo quebró Michael Schumacher...

El 30 de julio de 1977, logró en Mónaco el épico éxito ante Rodrigo Valdez, en su última pelea
Carlos Monzón

La espuma del champagne francés golpeaba contra el techo del vestuario y caía como una fina lluvia. A nadie le importaba. Todo era válido para festejar lo que un cross de...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN