Buscar

holocausto

Un niño judío asesinado por los nazis cuenta con 5.000 "amigos" en Facebook

En pantalones cortos y con zapatitos blancos, el niño congelado en el tiempo recibe mensajes que se acumulan en su muro, en los que los internautas comentan las fotografías de Henio, que nació en la ciudad polaca de Lublin en 1933, donde vivió hasta que la invasión alemana causó muerte y destrucción.

"No tenemos miedo a recibir críticas por haber creado un perfil de un chico asesinado durante la guerra, no creemos que eso sea un abuso", declaró a Efe el autor de la iniciativa, Piotr Brozek, joven estudiante de historia y miembro de la asociación cultural de Lublin "Puerta de Grodzka", responsable del proyecto.

"No pretendemos utilizar la historia de Henio para nuestro propio beneficio, sino que queremos acercar esa historia y el drama del Holocausto a los jóvenes que hoy usan las nuevas tecnologías y las redes sociales", dice Brozek.

La idea nació el pasado verano, cuando la prima de Henio, Neta Zytomirski, hoy residente en Israel, entregó un paquete de viejas fotografías a los miembros de "Puerta de Grodzka", un colectivo que intenta luchar contra el racismo y mantener vivo el recuerdo de Holocausto a través del arte.

"Desafortunadamente no podemos contar seis millones de historias (el número de víctimas del Holocausto en Europa), así que elegimos a Henio porque disponíamos de esas fotos, aunque es cierto que su historia es muy conmovedora", afirma el autor de la cuenta en internet.

La idea ha sido un éxito, y los comentarios se agolpan en el perfil de Henio Zytomirski, donde 35 fotografías en blanco y negro recorren su corta vida -en brazos de su padre Moisés, durante la celebración de su segundo cumpleaños, los juegos en las calles de Lublin...-, hasta la última imagen, en la que se cree que contaba con siete años.

"Tengo siete años, tengo papá y mamá, y tengo mi lugar favorito.

No todos tienen papá y mamá, pero sí que todos tienen un lugar favorito. Hoy he decidido que me quedaré para siempre en Lublin, en mi lugar favorito, con mi papá y mi mamá", escribe Henio en la presentación en Facebook, seguida de un torrente de comentarios de internautas conmovidos por las palabras del pequeño.

Para el joven historiador y "padre" de Henio en la Red, "contar la historia en primera persona sirve para involucrar más a la gente, que siente así más cercanos los acontecimientos".

Una historia que terminó en el campo de exterminio nazi de Majdanek, en las cercanías de Lublin, este de Polonia, donde fueron a parar la gran mayoría de los judíos polacos de la región, incluido Henio y su familia, donde este niño perdió la vida en las cámaras de gas, posiblemente en 1942.

Desde la agrupación "Puerta de Grodzka" insisten en su humildad frente al drama del Holocausto, una tragedia que no creen que se frivolice por estar presente en Facebook, donde incluso el museo del campo de exterminio de Auschwitz ya cuenta con su propia página.

"Lo cierto es que vamos a hacer más cosas en Internet porque hay muchos usuarios interesados", dice Piotr.

"Por ahora los amigos de Henio son casi 5.000, el límite máximo de amigos que se pueden tener en Facebook -explica el autor-, así que tenemos que claro que haremos algo más".

Esta especie de museo virtual en que se ha convertido el perfil de Henio atrae cada vez a más curiosos, deseosos de conocer la historia de un niño convertido en el símbolo de la destrucción de la comunidad judía de Lublin, una ciudad que antes de la II Guerra Mundial tenía una población formada por un 40 por ciento de judíos.

Campos de concentración como el de Majdanek, donde fueron asesinadas unas 80.000 personas, acabaron para siempre con aquel Lublin desde el que Henio sonríe ahora gracias al milagro atemporal de Facebook. EFE
 

Fuente: 

Diario ABC 28/3/2010

Informacion Adicional: 

                                       

Murió ayer, a los 98 años, una buena mujer. Irena Sendler, la polaca que, como el empresario alemán Oskar Schindler, salvó a miles de judíos de las garras de los exterminadores nazis.

Era el año 1940 y los alemanes masacraban a la población judía de Polonia. Encerraron a casi 450.000 personas en el gueto de Varsovia y los iban sacando, como ganado, con destino a trenes que los llevaban a las cámaras de gas..

En ese escenario dantesco, una red de la resistencia polaca, entre quienes estaba Irena, hacía llegar alimentos, medicinas y vestidos a los allí encerrados. Irena y sus compañeros, miembros de Zegota -Consejo de Ayuda a los Judíos- ayudaban en lo que podían pero no eran capaces de evitar lo peor, los continuos traslados a los campos de exterminio.

Para evitarlo, Irena se involucró aún más y comenzó a sacar de allí a miles de niños, hasta 2.500, escondidos en maletas que eran introducidas en camiones de basura, de bomberos o sacadas a mano por personas que tenían acceso al gueto. Hasta en ataúdes consiguió esconder y sacar del gueto a algunos niños.

Los pequeños fueron albergados en casas de familias católicas y conventos y recibieron una nueva identidad. Para recordar sus verdaderos nombres y familiares, Irena enterró, junto a un manzano del jardín de su vecina, latas de conserva con listas de las identidades reales de aquellos pequeños.

Irena, que ya antes de la Segunda Guerra Mundial trabajaba como asistenta social ayudando a las familias judías pobres de Varsovia, fue descubierta por la Gestapo el 20 de octubre de 1943. Torturada, no reveló los nombres de quienes la ayudaban ni el paradero de los niños. Fue condenada a muerte -condena habitual entonces por ayudar a los judíos- y, mientras era llevada al patíbulo para ser ejecutada, un oficial alemán que se había pasado a la resistencia polaca la salvó en el último momento con la excusa de que quería hacer un interrogatorio "adicional". Al día siguiente su nombre figuró en la lista diaria de ejecutados.

Irena continuó participando en las actividades de la resistencia, con otra identidad, hasta la liberación de Varsovia por las tropas soviéticas del mariscal Zhukov. Tras la guerra, siguió ayudando a los desfavorecidos como supervisora de orfanatos y casas de jubilados. En 1965 el Estado israelí la nombró "Justa entre las naciones", título concedido por el Instituto Yad Vashem israelí a los gentiles que ayudaron a salvar a ciudadanos judíos durante el Holocausto.

Hollywood, que ya huele el negocio, prepara una película sobre su vida. Estará basada en la biografía "Irena Sendler: the mother of the Holocaust Children", del autor Lawrence Spagnola. Polonia la propuso el año pasado para el Nobel de la Paz, que finalmente fue otorgado al ex vicepresidente de EE.UU. Al Gore por su campaña a favor del medio ambiente.

Con un lema sencillo y humano explicaba por qué arriesgó su vida durante la Segunda Guerra Mundial: "Me educaron con la idea de que hay que salvar al que se ahoga, sin tener nunca en cuenta su religión o su nacionalidad".

Irena, apenas conocida fuera de Polonia, como sucedió con el ahora famoso Schindler, quien murió en Alemania en la pobreza, debe su relativo anonimato a la dictadura comunista que gobernó su país durante la Guerra Fría. Sus ideales católicos no compaginaban con los comunistas que se imponían entonces desde el poder. Polonia se corrigió en 2003 concediéndole la Orden del Águila Blanca, la más alta distinción del país europeo.

Fuente: Diario Clarín 13/5/2008

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

El 5 de julio se cumplieron 210 años de la segunda invasión inglesa. Todos los detalles del recorrido...

MIRANDO HACIA ATRAS
René Favaloro

La técnica que cambió para siempre la cardiología es obra de un cirujano argentino de origen humilde que dio su vida por la profesión. El 9 de mayo de 1967, hace poco m...

la Ciudad y el Conurbano quedaron totalmente blancos
Nieve en Buenos Aires

Hoy se cumplen diez años de la histórica nevada en Capital y Gran Buenos Aires. Ocurrió el lunes 9 de julio de 2007, debido un fenómeno climático poco usual en...

Pelé

Este viernes se cumplirán seis décadas del día en que O Rei se puso por primera vez la camiseta del Scratch. Fue en un clásico contra la Argentina, metió un gol...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN