Buscar

EL TRAFICO DE ARTE EN LAS EPOCAS DEL NAZISMO

Reclaman devolver una valiosa obra de Kandinsky

Herederos de una familia que huyó de Holanda en 1940 pidieron en Estados Unidos que un banco les restituya un cuadro.   

 
Durante más de 40 años, The Colourful Life ("Vida llena de color" en español), una importante pintura de Wassily Kandinsky, se exhibió en la Galería de Arte Municipal de Lenbachhaus, en Munich. Allí, los visitantes podían apreciar el torbellino de colores de esta obra que muchos expertos consideran un punto de inflexión en la evolución del renombrado artista ruso desde la figuración a la abstracción.
 
Pero una demanda judicial presentada en el Tribunal de Distrito de Manhattan reclama que la pintura sea devuelta a los herederos de una familia judía que era propietaria del cuadro antes de la invasión nazi a Holanda, en 1940. La obra, creada en 1907, fue comprada en 1972 por un banco público alemán con sede en Munich, el BayernLB, que la prestó al museo donde se exhibe.
 
Tres herederos de la familia judía holandesa dicen que en la década de 1930 la pintura se llevó a un museo de Holanda para que la custodiara, pero que después fue robada y vendida sin autorización.
 
“La pintura fue tomada de sus dueños legítimos en 1940 en violación de leyes internacionales durante el período de la ocupación nazi de Holanda con la prolongación de la campaña nazi de genocidio judío”, señala la demanda, que se presentó en Nueva York porque el banco también desarrolla actividades en Manhattan.
 
El BayernLB informó que aún no analizó la copia de la demanda, pero a través de un comunicado especificó que había adquirido la pintura legalmente. Y que el año pasado se comunicaron con los demandantes ofreciéndoles participar en un procedimiento vinculante a cargo de la Comisión Limbach (encargada por los gobiernos federal, estatal y local de Alemania para colaborar con la devolución de obras de arte robadas por los nazis), pero no habían recibido contestación.
 
En el supuesto de que la causa termine con una restitución del cuadro, decía la declaración, “BayernLB expresó su deseo de que la pintura permanezca en exhibición pública en Lenbachhaus”.
 
A través de sus representantes, los herederos dijeron que no le habían visto sentido a recurrir a la comisión porque el banco había estipulado en julio que el cuadro debería permanecer en el museo con independencia de cualquier resultado judicial.
 
James Palmer, fundador de Mondex Corporation, empresa de recuperación de obras de arte que estableció contacto con los herederos de este caso, dijo que ellos creían que el banco se oponía a ofrecer cualquier restitución. Un portavoz del BayernLB, Matthias Lücke, comentó que era importante mantener la pintura dentro del ámbito público, en parte por la relación de Kandinsky con Munich, donde había trabajado. Hizo notar que el cuadro había sido comprado ante requerimientos de la ciudad y del museo Lenbachhaus.
 
Los herederos son descendientes de Robert Gotschalk Lewenstein y su hermana Wilhelmine Helena Lewenstein, según la demanda. En 1938, de acuerdo con la misma, la familia le otorgó la custodia al Museo Stedelijk de Amsterdam antes de huir: Wilhelmine a Mozambique y Robert a Francia, y más adelante, a Estados Unidos.
 
La demanda no establece una conexión directa entre el cuadro y las fuerzas armadas nazis, pero dice que pocos meses después de la invasión un art dealer holandés tomó posesión de la pintura sin permiso de los Lewenstein y que fue subastada en octubre de 1940 junto con piezas introducidas en el mercado por un empresario alemán llamado Alois Miedl. Éstas comprendían obras de la colección de Jacques Goudstikker, coleccionista holandés judío. En 2006, el gobierno holandés anunció que reintegraría a los herederos de Goudstikker más de 200 pinturas de antiguos maestros que en julio de 1940 habían sido obtenidas por el jerarca nazi Hermann Goering y su marchand Miedl.
 
El cuadro de Kandinsky fue comprado en la subasta de 1940 por un holandés, S.B.S. Slijper, quien se lo prestó al museo Stedelijk desde 1957 a 1963 y luego al Gemeentemuseum de La Haya entre 1963 y 1971.
 
BayernLB afirma que le compró el cuadro a la viuda de Slijper en 1972, según el expediente judicial. Los herederos aseguran que el banco debió haber sabido que había posibilidades de que la obra hubiese sido robada y en la demanda afirman: “La adquisición de la pintura estuvo en manos del museo Lenbachhaus, que poseía el expertise para investigar la proveniencia del cuadro y determinar si era o no probable que los nazis lo hubiesen robado”. Entre 2009 y 2010, la obra también se exhibió en Nueva York.
 
Colin Moynihan y Alison Smale - The New York Times y Clarín
 
Fuente: 

Diario Clarín 10/3/2017

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

El caso de Viernes Scardulla, quien por 1938 aseguró haber encontrado un valioso tesoro, perteneciente al que...

MIRANDO HACIA ATRAS
Manuel Belgrano

Hace 197 años fallecía en Buenos Aires, en la misma finca donde había nacido, Don Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, Padre de la...

El periodista y escritor Javier Reverte narra cómo vivió la muerte del dictador
Francisco Franco

Por aquel entonces, yo era miembro del Partido Comunista -clandestino todavía, aunque casi todo el mundo sabía ya en España quién era «pecero» y quié...

Mi noche triste

Percanta que me amuraste en lo mejor de mi vida, dejándome el alma herida y espina en el corazón, sabiendo que te quería, que vos eras mi alegría y mi...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN