Buscar

28 años de historia cultural

Reabren el Cine Cosmos

Fue un cine legendario, bastión de la resistencia cultural contra la dictadura, fue adquirido por la UBA.

Una de las salas cinematográficas porteñas con mayor protagonismo en la historia reciente del país, el cine Cosmos, fue adquirida por la Universidad de Buenos Aires (UBA).

"No sólo nos liberamos de algunos alquileres, sino que compramos un cine que es patrimonio histórico del país del que preservaremos su espíritu", dijo el rector de la UBA, Rubén Hallú, al anunciar días pasados la firma de la escritura del edificio de privilegiada ubicación, en avenida Corrientes 2046, vecino del Centro Cultural Rojas, propiedad también de esa universidad.

El legendario cine, que exhibió films soviéticos, europeos y de producción independiente y se convirtió en un bastión de resistencia cultural durante la última dictadura militar, había cerrado sus puertas, por segunda vez en 28 años, en enero pasado.

Su ahora ex propietario, Isaac Vainikoff, distribuidor cinematográfico, anunció entonces el cierre "para siempre" de esa sala. "Cuando hace tres años puse a la venta el Cosmos, mucha gente de diferentes ámbitos reaccionó expresando su solidaridad. Sin embargo, nada útil, en concreto, ocurrió", dijo entonces Vainikoff.

Hallú recogió el guante y propuso al Consejo Superior de la UBA la compra del edificio y del cine. En diálogo con LA NACION, el secretario general de la UBA, Carlos Más Vélez, explicó que esta adquisición, por la que pagaron 2,5 millones de dólares, "responde a una necesidad, porque el Centro Cultural Rojas creció mucho en su oferta, y por esto alquilaba varias aulas para sus cursos".

Más Vélez también anticipó que se instalará un local de Eudeba, cuya visibilidad, sobre la avenida Corrientes potenciaría sus ventas. Aún no se resolvió la suerte que correrá el clásico local de esa editorial, ubicado cerca del Congreso de la Nación. Además del cine, las aulas para cursos de extensión universitaria y del local de la librería, se trasladarán a esa nueva dirección algunas oficinas administrativas del Rectorado que hoy funcionan en espacios alquilados o dentro de la sede de Viamonte 444.

"El ahorro que se hará en alquileres compensará rápidamente el gasto de la compra", dijo el funcionario de la UBA, quien informó también que aún no se decidió qué ciclos de cine se proyectarán en la nueva etapa del Cosmos, que comenzaría en marzo. "No vamos a dejar que se desvirtúe el espíritu que siempre tuvo", dijo Hallú.

Vainikoff había comprado el edificio de la calle Corrientes y el cine que funcionaba allí desde 1929 -el Cataluña- y lo transformó en el Cosmos 70. Se inauguró en 1966, con la proyección de la película Dominique . Se caracterizó por ofrecer en sus carteleras films soviéticos, checos y, uno de los ciclos más recordados, el dedicado a Ingmar Bergman. El Cosmos sobrevivió a las vicisitudes económicas y políticas hasta noviembre de 1987, cuando cerró por primera vez para convertirse en una discoteca.

Tres años después, en enero de 1990, reabrió con una sala remozada para 200 butacas y un microcine para la proyección de películas en video a pantalla gigante.

Silvina Premat

 

.

Fuente: 

Diario La Nación 31/12/09

Informacion Adicional: 

HISTORIA DEL CINE COSMOS (elcine.ws)

En 1940 Isaac Vainikoff y Duncan Haymes inician la distribución de películas de detrás de la "cortina de hierro". Claro que en Buenos Aires, en pleno auge de los nacionalsocialismos, la iniciativa no fue bien vista. Con todo, los defensores del cine soviético consiguieron franquear la censura y estrenar Rusia en armas en el cine Mundial. La copia, ingresada al país por refugiados españoles, tuvo éxito inmediato y así la labor de la señera empresa Artkino Pictures comenzaba una tesonera misión que finaliza hoy. En la trayectoria de la familia Vainikoff el terreno de la exhibición cinematográfica nunca fue un lecho de rosas, en 1943 Isaac fue metido preso y, años más tarde, Raúl Alejandro Apold prohibió las películas soviéticas y a Artkino como distribuidora. Curiosidades del destino, esa censura previa fue levantada por el superior inmediato de Apold, Juan D. Perón, y la propia Evita pidió, poco antes de morir, películas de Artkino para exhibirlas en el Obelisco.

Con los años, Isaac Vainikoff compró el cine Cataluña (inaugurado en 1929), al que remozó y transformó en el Cosmos '70, con el añadido numérico por la posibilidad de proyectar películas en 70 milímetros. La historia del Cosmos '70 es muy conocida y reconocida,  fue bastión de resistencia cultural en tiempos de la última dictadura militar y el único día de proyección autorizada, en tiempos del autodenominado Proceso, para la exhibición de El acorazado Potemkin, significó que -de la mañana a la noche- la sala estuviese llena. Había inaugurado como tal en Agosto de 1966 con Dominique, y luego tuvo el éxito de La tienda de la calle mayor, joya checa ganadora del Oscar, que estuvo casi siete meses en cartel. 

 
Cuando, con la llegada de la democracia, podían preveerse nuevos tiempos para el cine-arte la crisis nacional e internacional de mediados de los años ochenta hicieron que los costos internacionales del material, pagados a la Unión Soviética, fueran imposibles de asumir. Así el 30 de Noviembre de 1987, cuando se proyectó por última vez Solaris, aventura espacial, de Andrei Tarkovski, el Cosmos cerró. Luego del cine llegó el baile, y una estruendosa discoteca (que odiaban los vecinos) se instaló en lo que había sido la platea. Una luz de esperanza se abrió en enero de 1990 cuando el Cine Cosmos volvió a abrir sus puertas, remozado y ocupando exclusivamente el sector dedicado al pullman con doscientas butacas, y añadió un microcine para la difusión de películas en video a pantalla gigante, sólo que el espectador no era engañado y sabía que ese formato vería allí. Pionero en la materia, la exhibición de este soporte permitió que muchas películas que nunca hubiesen podido estrenarse en la Argentina se vieran en las pantallas del Cosmos.

Esta oferta, sumada a los clásicos ciclos de cine soviético, el cine checo y el dedicado a Ingmar Bergman constituyeron al Cosmos en un referente que se erigía como opción a las multipantallas. Debe señalarse que esta es la crónica de una muerte anunciada y que la familia Vainikoff indudablemente hubiese preferido evitar. Pero fueron demasiados los contratiempos. El más reciente tuvo lugar el 18 de Octubre de 2007, cuando inspectores municipales del gobierno de la Ciudad  clausuraron el cine Cosmos, ubicado en Corrientes 2046, por "carecer del correspondiente permiso de habilitación". "Superado ya el error o malentendido referente a la clausura", tal como rezó el comunicado de los responsables, la sala volvió a funcionar a las pocas horas. Con su cierre definitivo, sólo albergará al Cine Club Núcleo, desaparece una sala concebida desde una concepción social y cultural del cine. En tiempos en que la cuota de pantalla intenta romper el cerco que el cine norteamericano ha impuesto al cine argentino en las multipantallas, el cine Cosmos cae como el primer saldo trágico de esta contienda. Quizás última contradicción de un país que tuvo una sala que abrió para luchar contra el fascismo y el cine norteamericano. Y nunca dejó de proyectar buenas películas.
 

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Las causas del golpe del 24 de marzo de 1976, en El Ojo de la Tormenta, programa conducido por Gustavo Mura por Fm...

MIRANDO HACIA ATRAS
Marcelo T. de Alvear

Hoy se cumplen 75 años del fallecimiento de Marcelo T. de Alvear, un ciudadano que ejerció en plenitud su compromiso con el país y con los ideales republicanos y democr...

400 aniversario
Estatua de Pocahontas en Jamestown

Este 21 de marzo se cumplen 400 años de la muerte en Inglaterra de la joven que Disney llevó a la gran pantalla y que en realidad tuvo gran importancia en el pasado colonial de EE.UU...

hace 70 años cerraba por decreto de Perón la colonia penal de Ushuaia
Penal de Ushuaia

Con una idea del presidente Julio Roca, y construida por José Uriburu en 1896, la cárcel de Ushuaia llegó a tener una población de más de medio millar de presos...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN