Buscar

Radiografía de la Argentina como un país imposible

Martínez Estrada veía al país como un enfermo caro y a la Capital como un parásito. Analizó el fracaso argentino. Reeditan su obra.

Un fantasma recorre el campo intelectual argentino: es el fantasma del pensador, poeta y escritor Ezequiel Martínez Estrada (Santa fe 1895-Bahía Blanca 1964). Dijo alguna vez de la Argentina: “es una enferma grave, que ni se cura ni se muere, y que le cuesta un dineral a la familia”. Y ahora mismo se acaban de reeditar en forma simultánea a través de la editorial Interzona dos de sus obras capitales que ya forman parte de la ensayística nacional y de la historia literaria de este país: Radiografía de la Pampa y La cabeza de Goliat. Microscopía de Buenos Aires.
 
Con prólogos del sociólogo y escritor Christian Ferrer, estos textos vuelven a poner en circulación el pensamiento devastador, corrosivo y aplastante de Martínez Estada. En tiempos en los que los millennials se adueñaron de la escena mediática y simbólica y la política parece estar revestida por la construcción de relatos antagónicos donde la realidad queda muy desdibujada, reaparecen estos dos libros que vienen a decir su verdad sobre la esencia de la Argentina y la provincia de Buenos Aires. Y esa verdad, a pesar de ser dicha de forma violenta hace muchos años y en contextos muy diferentes a los actuales, todavía guarda su increíble vigencia.
 
Publicado por primera vez en 1933, Radiografía de la Pampa fue una pieza anómala y radical dentro de la producción de Martínez Estrada, de 37 años por entonces, que hasta ese momento había publicado cuatro libros de poesía y ganado el Premio Nacional de Literatura. Escribe Christian Ferrer en La amargura metódica. Vida y obra de Ezequiel Martínez Estrada (Sudamericana, 2014): “El libro parecía haber sido dictado por una Casandra o una Pandora, o por un dios muy enojado. Fue el primero de sus ensayos, el que a la postre quedaría inmediatamente asociado a su nombre.”
 
Radiografía de la Pampa, desde un análisis socio-histórico y psicológico, plantea a la Argentina como un país imposible debido a la recurrente manía de repetir sus traumas y frustrar sus máximos sueños de progreso. Es un ensayo con una alta carga de desolación y su tesis fue muy resistida en su entorno de circulación. Sobre todo por la raigambre proletaria de Martínez Estrada, que toda la vida fue empleado del Correo Argentino donde se jubiló, y por su formación autodidacta. Sin embargo, el libro hizo un camino que llega hasta nuestros días.
 
Explica ahora Ferrer: “Martínez Estrada nunca dejó de tener lectores, tanto en vida como en su posteridad. Sus libros se siguen reeditando. Era un pensador libre, que nada debía a los ambientes literarios o políticos, ni siquiera a sus lectores, se guiaba por sus propias convicciones éticas y por intuiciones conceptuales, tanto como por su enorme conocimiento de la historia nacional y de la cultura universal. Y además era persona recalcitrante, insobornable, aguafiestas y decente. Todo país necesita de un censor de sus males, aunque no sea agradable lo que tenga para decir, y él fue uno de los pocos escritores argentinos que se negaron a tener 'compromisos'”.
 
La cabeza de Goliat fue su siguiente libro, publicado en 1940. Y ahí Martínez Estrada trabajó en dos direcciones. Por un lado desmitificó el valor de las grandes ciudades porque consideraba que era una realidad que se alimentaba como un consuelo frente a la imposibilidad de construir un gran país. Por otro lado, reflotó la pugna entre la metrópoli y el interior. El autor creía que Buenos Aires se nutría al modo de los parásitos y que, al igual que las estrellas de cine, se realzaba por encandilamiento: “Es nuestra enemiga en casa: absorbe, devora, dilapida, corrompe. El interior, el territorio, la nación y el pueblo le quedan sometidos: ella los esquila y los embauca.” Era la nación entera la horma fallida y Buenos Aires, a lo más, un truco de ilusionistas. El planteo de Martínez Estrada, un ferviente antiperonista, es demoledor: “Un pueblo incapaz de vivir con arreglo a principios íntimos de justicia, es indigno de poseer leyes equitativas o, lo que es lo mismo, merece existir fuera de la ley”.
 
El “diagnóstico” que hizo Martínez Estrada del país y de Buenos Aires le valió en algunos círculos el título de profeta. Dice Ferrer: “Creo que no se equivocó en sus profecías, que no eran otra cosa que haber tenido buena vista y de haber contemplado a la Argentina tal como era, no como a uno le gustaría que fuera, y menos aún con un pasado inventado, tan distinto de la violencia latente que es un eje invariable de nuestra historia, siempre presta a reencarnarse en enconos y fanatismos insensatos.”
 
Es en ese sentido en el que cobran relevancia estas reediciones, que definitivamente les hablan a los lectores actuales. Concluye Ferrer: “La confusión actual es grande y a veces tenemos que remitirnos a los muertos para poder entender cómo vivimos. A pesar de las apariencias, hace ya muchos años que la posibilidad de un pensamiento radical y controvertido, sin ataduras a las retóricas políticas de unos y otros, se ha disuelto. El objetivo de Martínez Estrada era compeler al pueblo argentino a someterse a un continuo examen de conciencia, un empeño que quizás fuera medio imposible.”
 
por Walter Lezcano
Fuente: 

Diario Clarín 25/9/2017

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Cuando se declaró la independencia en Tucumán en 1816, el acta original fue enviada al gobierno de...

MIRANDO HACIA ATRAS
lluis Companys

España está a la tensa espera del mensaje del presidente regional, Carles Puigdemont, quien podría realizar una declaración unilateral de independencia. Hace 83 a...

A 70 años de la masacre de Rincón Bomba, los pilagá reclaman justicia
Masacre de Rincón Bomba

El 10 de octubre de 1947, Gendarmería cometió una matanza en las comunidades indígenas de Formosa. El recuerdo sobrevivió en la región, pero el Estado nunca pidi...

Operación Primicia

El soldado Hermindo Luna, un criollo de 21 años nacido y criado en el campo formoseño, está sentado en un sillón con su fusil sobre las piernas; tiene la misión...

NOS ESCRIBEN