Buscar

alla por 1587, cuando aun no se celebraba el dia de la industria

La triste historia del desalmado obispo negrero y contrabandista del Tucumán

Un par de preguntas: ¿Por qué se celebra el Día de la Industria el 2 de setiembre? ¿Desde cuándo se institucionalizó dicho festejo en nuestro país? ¿Qué tan relevante fue para nuestra historia el acontecimiento que sirve de sustento al día elegido?

Aquel 2 de setiembre no fue un día cualquiera.
El fondeadero del Riachuelo, tal vez un poco más limpio que en nuestros días, se aprestaba a ser escenario de un primer viaje que, al fin de cuentas, dejó una impronta en la historia.
Ese día, precisamente, partió rumbo a Brasil el primer embarque del que exista noticia fehaciente con un cargamento de productos elaborados en estas tierras, más exactamente en Santiago del Estero y en la región del Tucumán.
La nave que hinchó sus velas y apuntó su proa hacia la costa de la colonia lusitana fue la carabela “San Antonio” y, según la crónica que realizaron las plumas “decentes” (así se denominó a la clase superior durante la época virreinal) en el primer embarque se enviaron productos textiles, entre los que se contaban frazadas, lienzos, algunas piezas de lana, cordobanes, costales, sobrecamas y sombreros.
Al mando del navío “San Antonio” estuvo, como si tuviera que consolidar la popularidad del Santo, Antonio Pereyra, quien acaso no tuvo noción de la envergadura de aquel viaje.
Era el 2 de setiembre de 1587. Buenos Aires, ahora sí, había plantado sus reales con destinos de grandeza. Sólo habían pasado siete años desde que fue fundada por segunda vez. Era apenas una aldea junto al río de la Plata y detentaba sólo un endeble puerto de palos al que las naves no podían llegar.

La hora del capullo

Sin embargo, Tucumán y Santiago del Estero reconocen otros tiempos, tal vez más importantes desde el punto de vista de la producción y la economía.
En 1556, cuando Santiago del Estero apenas gateaba al cumplir tres años de existencia (faltaban aún 17 años para que Jerónimo Luis de Cabrera hiciera lo propio con la Córdoba de la Nueva Andalucía), se introdujo el algodón en el centro del país.
Este hecho, más el valor artesanal de aquella incipiente industria se convirtieron en la base del comercio y la economía regional.
Sin embargo, en 1941, cuando se eligió la fecha para celebrar el Día de la Industria, se optó por aquel 2 de setiembre de 1587 y no otra fecha.
Se entendió que fue, en ese momento, cuando se registró la primera exportación de productos “industrializados” artesanalmente.

Tiempos de “chanchullos”

Y allí anduvo el marino Pereyra, según refiere en su historia el historiador Felipe Pigna, dejando a sus espaldas la costa de Buenos Aires, controlando los menesteres sobre la cubierta mientras atravesaba el Plata rumbo a Montevideo.
La carabela, incluso, se aguantó los embates bravíos de las “picadas” aguas del golfo Santa Catalina, frente a las costas meridionales de Brasil.
Pero la historia, al fin de cuentas, no termina aquí. Al escarbar el pasado apareció el nombre del religioso dominico fray Francisco de Vitoria, por entonces obispo de Tucumán, quien precisamente fue quien fletó el cargamento que transportó en ese primer raid exportador el “San Antonio”.
Y, como ciertamente se describió, en las bodegas de la carabela se cargaron tejidos y bolsas de harina, en ambos casos, producidos santiagueños.
Claro que, dentro de las bolsas, cubiertas por harina, se camufló “otro embarque”: varios kilos de plata en barra que los españoles extrajeron del cerro Potosí, en el Alto Perú (actual Bolivia).
El viaje, en consecuencia, fue un claro ejercicio de contrabando, toda vez que estaba rigurosamente prohibida la venta de plata.
Vaya si no, que el hecho fue denunciado por el propio gobernador de Tucumán, Ramírez de Velazco, a quien el obispo, por represalia, llegó a excomulgar en dos ocasiones.

Hombre “decente”

¿Quién podía sospechar, siquiera (sobre todo en aquellos tiempos) que Francisco de Vitoria estuvo al servicio de los mercaderes de Charcas (en la actual Bolivia) con quienes concretó pingües negocios?
Menos aún ¿cómo se podría haber entendido la relación con notables (y también “decentes”) miembros de la Audiencia de Charcas, de quienes obtuvo el permiso para importar esclavos (“el primer negrero” lo califica Pigna)?
Pero, claro, el fraile contaba con varias recomendaciones del Consejo de Indias, que llegó a calificarlo como “muy buen letrado y predicador”, a la vez que detentaba las mejores opiniones de cuando fue consejero de la Santa Inquisición.
Tal fue su poder, que llegó a tener más de 20 mil indios sometidos en su encomienda, “para la honra de Dios”.

Y un día un pirata

De pronto, la suerte de Francisco de Vitoria cambió. El mismo navío que había fletado para consumar el contrabando de barras de plata, fue interceptado en su viaje de vuelta a Buenos Aires por el pirata inglés Thomas Cavendish.
¡Oh, sorpresa la que se llevó el pirata!... La carabela “San Antonio” (patrón espiritual de los desvalidos, enfermos y pobres), que pocos días antes había transportado ilegalmente la plata, ahora retornaba con un cargamento de campanas, cacerolas y 120 esclavos negros con destino a Potosí.
Más temeroso de Dios, sin dudas, el pirata se quedó con el barco, pero sólo con la mitad de los esclavos.
Trescientos cincuenta y cuatro años después (en 1941), el 2 de setiembre, por este embarque y porque no fue un día cualquiera, se comenzó a celebrar en nuestro país el Día de la Industria. 
 
 

Fuente: 

El Diario del Centro del País 2/9/2010

Fray Francisco de Vitoria


Fray Francisco de Vitoria (nada que ver con el homónimo domínico, el gran teólogo y filósofo político español), NO FUE UN VERDADERO SACERDOTE y es más, NI SIQUIRA FUE CATOLICO.... ERA UN MARRANO (CRIPTO-JUDIO) DISFRAZADO DE CURA!!!! Aclaren esto en la nota por favor!!!!!

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Tres historias de amor que no terminaron de la mejor manera. En El Ojo de la Tormenta - FM Latina 101.1 lunes a...

MIRANDO HACIA ATRAS
Gernika

Historiadores y expertos debaten sobre las relaciones entre el dictador y los jefes de la Legión Cóndor en el 80 aniversario del bombardeo a la población vasca. Asomó...

La revista fundada por Fèlix Luna cumple 50 años
Revista Todo es Historia

La primera vez que al escritor e historiador Félix Luna (1925-2009) se le cruzó la idea de crear una revista sobre historia argentina estaba en la ciudad suiza de Berna, frente al...

"La cumparsita" cumple 100 años
La Cumparsita

La obra compuesta por el uruguayo Matos Rodríguez fue grabada por orquestas y formaciones de todas las épocas, y  se transformó en el himno mundial del tango.  El m...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN