Buscar

La insólita historia de Juan Hohberg, el futbolista que murió celebrando un gol y revivió para terminar el partido

El goleador uruguayo le dio vida a su Selección tras igualar un 2-0 abajo ante Hungría. El festejo fue tan emotivo que por un instante acabó con su corazón.

 
El futbolista argentino nacionalizado uruguayo Juan Hohberg fue el protagonista de uno de los episodios más insólitos del fútbol mundial. Un claro ejemplo de "la garra charrúa", ya que revivió de un ataque cardíaco para terminar de jugar la semifinal de la Copa del Mundo de 1954.
 
Uruguay quería revalidar el título que consiguió en 1950, y para ello debía superar a la temible Hungría, quien poseía entre sus filas a Ferenc Puskas y Sándor Kocsis, y era clara favorita para hacerse con el trofeo.
 
Todo fue cuesta arriba para los orientales. En el inicio del segundo tiempo caían por 2-0 en un estadio repleto de fanáticos europeos, fue en ese momento donde apareció la figura del Juan Hohberg.
 
Era su debut en la selección nacional. Sus dos goles en Lausana , a los 75 y 86 minutos, le dieron esperanzas al conjunto de Juan López. Fue en el segundo cuando se produjo la llamativa y exótica anécdota.
 
Después de eludir al portero Gyula Grosics, y convertir a puerta vacía, el ex futbolista levantó las manos y comenzó a festejar. Sus compañeros de equipo se unieron en una fuerte y emotiva celebración que terminó en un infarto del goleador del partido.
 
Algo andaba mal, ellos lo notaron y rápidamente llegó Carlos Abate, el kinesiólogo de aquella selección. El encuentro seguía y la igualdad en el marcador iba a derivar en la prórroga, mientras tanto el profesional continuaba haciendo trabajos de resurrección con el futbolista sobre un costado de la cancha.
 
Tras varios segundos intentando reanimarlo a base de masajes en el pecho, Abate le suministró coramina oral, un medicamento que estimula las funciones vasomotoras y respiratorias. Fue en ese momento cuando revivió.
 
A pesar de las indicaciones del personal médico, Hohberg decidió entrar nuevamente al campo para completar lo que había empezado. Uruguay no tenía más cambios y debían defender, como sea, la racha de 21 partidos invictos entre Mundiales y Juegos Olímpicos.
 
Hungría sin embargo, logró marcar dos veces más y ahogó las ilusiones orientales de volver a disputar una segunda final mundialista consecutiva. Austria iba a ser su rival en el partido por el tercer puesto, mientras que Alemania Federal se consagraría campeón al vencer por 3-2 a los húngaros.
 
El último lugar del podio tampoco quedó en manos de los charrúas, que cayeron 3-1 ante Austria. Lo destacable de ese encuentro es que Juan Hohberg lo disputó y marcó el gol del descuento, a pesar de lo que había sucedido con su corazón.
 
por Emanuel Baldo
Fuente: 

infobae.com 4/6/2017

Informacion Adicional: 

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

El origen de la etnia mapuche, en El Ojo de la Tormenta, FM Latina 101.1 de lunes a viernes de 16 a 18 horas, con la...

MIRANDO HACIA ATRAS
Música, rebelión y cobardía en la URSS
Dmitri Shostakovich

Tras haber maniobrado entre la popularidad dentro y fuera de su país y la tensa y por momentos peligrosa relación con el Partido Comunista, el artista falleció el 9 de agosto...

Juan Manuel Fangio

Juan Manuel Fangio fue el mejor representante argentino en la Fórmula 1. Allí logró cinco títulos mundiales, un récord que solo quebró Michael Schumacher...

El 30 de julio de 1977, logró en Mónaco el épico éxito ante Rodrigo Valdez, en su última pelea
Carlos Monzón

La espuma del champagne francés golpeaba contra el techo del vestuario y caía como una fina lluvia. A nadie le importaba. Todo era válido para festejar lo que un cross de...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN