Buscar

Histórica evacuación en Alemania para desarmar una bomba de la Segunda Guerra Mundial

Era un explosivo con 1,8 toneladas de TNT. Fue hallado en una obra en construcción de Frankfurt. El gobierno evacuó a 60.000 personas, en el mayor operativo en su tipo desde 1945.

 
En la mayor evacuación en su tipo desde la Segunda Guerra Mundial, al menos 60.000 personas debieron hoy dejar sus hogares y zonas habituales de residencia en Frankfurt, una de las principales ciudades alemanas, para que expertos en explosivos pudieran desactivar una enorme bomba lanzada sobre la ciudad en aquel conflicto y que fue hallada en una obra en construcción.
 
El hecho ocupó un amplio espacio en los medios locales a partir de las llamadas y recomendaciones del gobierno de extremar las medidas de seguridad, aun cuando este tipo de hallazgos de aparatos explosivos es algo habitual en el país desde 1945, cuando concluyó la contienda.
 
Hoy, sin embargo, los evacuados -el 10 por ciento de la población de la ciudad- dejaron por varias horas sus hogares, en lo que constituyó “la mayor evacuación en la historia del país después de 1945”, en un radio de 1,5 kilómetros, informaron autoridades locales. Concluida la tarea, los desalojados volvían anoche a sus casas tras la certeza de que la zona es completamente segura, informó el jefe de la Policía, Gerhard Bereswill.
 
La bomba de la Royal Air Force británica fue apodada irónicamente “Blockbuster” por algunos habitantes de la ciudad a causa de su poderosa carga explosiva, capaz de destruir una manzana entera de edificios pero que no llegó a explotar al tocar tierra. El explosivo con 1,8 toneladas de TNT#fue descubierto la semana pasada en una obra en construcción del perímetro universitario de la ciudad, a dos pasos del distrito financiero.
 
Los técnicos especialistas desactivaron los tres detonadores que tenía la bomba, que era una mina aérea HC 4000. Los trabajos para desactivar el explosivo comenzaron al mediodia local, dos horas y media más tarde de lo previsto porque algunas personas se negaron a abandonar sus viviendas y al menos un ciudadano fue detenido por “no querer salir de su casa voluntariamente”, reportó la agencia de prensa alemana DPA.
 
La actividad de los expertos duró más de cuatro horas y se realizó mediante una abrazadera de cohete con la que se desatornillaron los tres detonadores a distancia. El alcalde de Frankfurt, Peter Feldmann, dijo que las labores constituyeron “un desafío” para la ciudad . Los policías se aseguraron de que todos habían abandonado los edificios del perímetro llamando a los timbres y dando consignas por megáfonos. En uno de esos bloques de vivienda, un hombre y una mujer no se habían enterado de que su vivienda se encontraba en el distrito afectado.
 
Bombas como la desarmada hoy provocan una enorme onda expansiva que puede matar personas a gran distancia. Su cometido era destruir en un radio de un kilómetro tejados, puertas y ventanas para potenciar el efecto de las bombas incendiarias lanzadas a continuación.
 
La mayor evacuación registrada hasta la fecha había sido a finales de 2016 en Augsburgo, cuando cerca de 54.000 personas fueron desalojadas de sus casas en plena celebración navideña (Ver Antecedentes).
 
En Alemania es habitual que las fuerzas de seguridad realicen ese tipo de evacuaciones por la aparición de bombas. Según los expertos, habría unos 250.000 aparatos lanzados por los Aliados durante la Segunda Guerra que por algún problema técnico no explotaron y que están ocultas en ríos, debajo de autopistas o viviendas.
 
Los aliados entregaron hace años a las autoridades alemanas miles de imágenes de zonas que fueron bombardeadas durante el conflicto y de este modo tienen una idea de dónde pueden estar. Esos artefactos se encuentran esparcidos sobre todo en la cuenca del Ruhr y la zona del Bajo Rin, pero también en grandes ciudades como Dresde, Hamburgo o Hannover. Las bombas se descubren habitualmente durante trabajos de construcción, pero también al analizar imágenes aéreas históricas.
 
La evacuación trajo recuerdos de la Segunda Guerra Mundial a algunos de los habitantes más mayores del barrio. “Estaba aquí, en el oeste de Frankfurt, durante la guerra. Oía caer las bombas cuando estaba en el sótano y ayudé a apagar incendios. Así que sé lo que se siente y para mí no es una experiencia nueva”, contó Doris Scheidt, de 91 años.
 
Otra residente de la zona, Eva Jarchow, también vivió el conflicto mundial. La evacuación “me recuerda nuestro vuelo desde Berlín, cuando las bombas seguían cayendo durante la guerra. Aquí, por lo menos, se está tranquilo y hay sol”.
Fuente: 

Diario Clarín 4/9/2017

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Espartaco fue un esclavo y gladiador, que buscó la libertad, rebelándose contra el poder de Roma. Su...

MIRANDO HACIA ATRAS
CIA

La temible Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, el mayor y más poderoso servicio de espionaje del mundo, cumple este lunes setenta años de misiones ultrasecretas que...

Ultima ejecución con guillotina

Hace 40 años, el macabro símbolo francés se usó por última vez. Fue también el final del singular linaje del "Señor de París"....

Ignacio Ezcurra

El compromiso de Eduardo Abella Nazar e Ignacio Ezcurra, ambos fallecidos mientras cubrían noticias para este diario, es hoy ejemplo para las nuevas generaciones. Al tomar las má...

NOS ESCRIBEN