Buscar

Federico García Lorca podría haber sido exhumado

Los arqueólogos que han excavado en el Peñón del Colorado concluyen que los cuerpos habrían podido ser trasladados antes de la esqueletización.

El equipo de arqueólogos que ha buscado sin éxito los restos del poeta Federico García Lorca en el Peñón del Colorado concluye en el informe que hoy presenta en Madrid que los cuerpos podrían haber sido exhumados poco después de los fusilamientos en agosto de 1936.
 
Los arqueólogos, dirigidos por Javier Navarro Chueca y Miguel Caballero, explican en el documento de más de 50 páginas que avanza El Ideal de Granada que los cuerpos debieron ser trasladados antes del comienzo del proceso de esqueletización. De no haber sido así, advierten, «se hubieran encontrado elementos fácilmente detectables en situaciones similares».
 
Una investigación realizada en 1955 ya apuntaba en esa dirección. Recogía una conversación de Emilia Llanos, amiga del poeta, con el exalcalde de Granada Antonio Gallego Burín, en la que éste le contaba que «los cuerpos fueron trasladados de su enterramiento primero hasta una de las fosas grandes para evitar que nadie pudiera encontrarlo, dado el impacto que había ocasionado su asesinato».
 
«Los resultados de los trabajos arqueológicos avalan esa posibilidad y por lo tanto, cabe deducir, que todos los restos que estaban en la fosa habrían sido exhumados al mismo tiempo y, tal vez, tuvieron el mismo destino», señalan los arqueólogos en el informe que hoy publica El Ideal.
 
Éstos han hallado sustrato arcilloso antropizado que se correspondería «con toda probabilidad al lugar donde estaba situado el pozo o fosa común» y señalan que hay evidencia «de que el terreno ha sido removido de forma manual».
 
Durante la excavación se han encontrado proyectiles que podrían haber sido empleados en las muertes. La deformación del blindaje del Máuser se podría haber producido, en su opinión, «tras atravesar un cuerpo humano antes de impactar en la superficie del terreno». Opinan lo mismo del casquillo de Mosin-Nagant, también hallado en el Peñón del Colorado, del que indican la fábrica de procedencia (Tula, en Rusia).
 
Aunque los resultados no son «definitivos», los técnicos creen que «el espacio existente entre el punto donde se localizó la vaina (lugar desde donde se efectuaron los disparos) y donde se recogió el fragmento del proyectil (¿tiro de gracia?), nos estaría delimitando el escenario de la ejecución».
 
Esta tercera campaña de excavaciones llevada a cabo en otoño de 2016 supone «un avance muy importante en el establecimiento de los hechos ocurridos en los Llanos de Corbera durante la Guerra Civil», en opinión de los arqueólogos. «Ahora se abren otros caminos para continuar la investigación, algunos ya iniciados», concluye el informe que firma Javier Navarro Chueca.
 
Fuente: 

Diario ABC 15/2/2017

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

 Un documental reconstruye el increíble relato de cuando el empresario televisivo Alejandro Romay trajo...

MIRANDO HACIA ATRAS
Sacrificios, sexo salvaje y depravación en la Antigua Roma
Las lupercales

Ni amor, ni pequeños angelitos capaces de volar y de lanzar flechas para entrelazar el destino de dos tortolitos. El origen del Día de San Valentín poco tiene que ver con lo...

Inauguran una muestra en la Biblioteca Güiraldes
Horacio Quiroga

No se puede evocar la obra del escritor y poeta Horacio Quiroga sin trasladarse a la selva. A pocos días de que se cumplan 80 años de su muerte, la Dirección General del Libro...

Esplendor y caída del sueño bolchevique
Revolución bolchevique

La revolución bolchevique cumple cien años, pero murió hace mucho tiempo, enterrada por aquellos mismos que la vivieron o la sufrieron: los soviéticos. Sin embargo, es...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN