Buscar

17 DE AGOSTO DE 1850

El día que murió San Martín

El sábado 17 de agosto de 1850, el General José de San Martín se despertó y, luego de tomar su desayuno, pidió que le leyeran los diarios, ya que la operación sin anestesia de cataratas, a la que había sido sometido, no había tenido el resultado esperado, y se veía impedido tanto leer como escribir, hecho que lo apenaba.

Desde 1848 vivía en la Grand Rue 105 (actualmente 113) de Boulogne Sur Mer (según los españoles Bologna sobre el Mar), un poblado situado a orillas del Canal de la Mancha, al norte de Francia, y a 260 kilómetros de París. Residía en un primer piso alquilado, que pertenecía a Adolf Gerard, director de la biblioteca local, que vivía en la planta baja. Gerard sería, además de su amigo, el depositario de relatos históricos, que publicaría posteriormente.
 
Anteriormente, San Martín, al comienzo de su exilio luego de un regreso frustrado a nuestro país en 1828, vivió un tiempo en Escocia, luego en Bélgica, y adquirió una finca en las afueras de la capital francesa.
 
 
Dormitorio de San Martín
 
Con las revueltas de 1848, consideró prudente alejarse y decidió establecerse en Boulogne Sur Mer, posiblemente con la reservada intención de radicarse en Gran Bretaña.
 
Tenía 72 años y desde joven sufría de asma, gota y úlcera, tres enfermedades provocadas por el estrés. 
 
 
La noticia necrológica
 
Ese sábado almorzó con su hija Mercedes y con su yerno, Mariano Balcarce, un médico y diplomático argentino hijo del general Antonio Balcarce. Mariano había conocido a San Martín y a su hija en 1832 cuando los trató por el cólera que habían contraído. Se casaría con Mercedes a fines de ese mismo año.
 
A las 14 horas, San Martín se sintió mal y pidió que lo recostasen. Rodeado por sus seres queridos, antes de expirar alcanzó a hacer un ademán a su yerno de que apartase a Mercedes.
 
Eran las 15 horas. 
 
Fue inhumado en la cripta de la Basílica de la Inmaculada Concepción. En 1861, el cuerpo fue trasladado a la bóveda de los González Balcarce, en el cementerio de Brunoy, cercano a París.
 
A pesar de que en su testamento había establecido que "prohíbo el que se me haga ningún género de funeral y, desde el lugar en que falleciere, se me conducirá directamente al cementerio sin ningún acompañamiento, pero sí desearía que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires", su hija se opuso a su traslado a Argentina, cosa que ocurrió en 1880, cuando ya Mercedes había fallecido. 
 
En la actualidad, la casa de San Martín en Grand Bourg es un museo y recibe un promedio de 100 visitas mensuales, la mayoría de ellos argentinos. 
 
En 1909, se levantó un monumento al militar argentino en dicha ciudad. Fue el primero en toda Europa. Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad soportó más de 400 bombardeos. Durante el Día D, fue especialmente atacada a causa de la base submarinos alemanes que allí mismo funcionaba.
 
Testamento de San Martín
 
Contrariamente a lo que sucedió a los barrios circundantes, que virtulmente desaparecieron, el monumento no fue destruido; sólo conserva de aquellos años algunas marcas de esquirlas.
 
Aún los pobladores hablan del milagro del general argentino.  
Fuente: 

Adrián Pignatelli

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Espartaco fue un esclavo y gladiador, que buscó la libertad, rebelándose contra el poder de Roma. Su...

MIRANDO HACIA ATRAS
hace 44 años el secretario general de la CGT era asesinado
Asesinato de Rucci

Cuarenta y cuatro años después del asesinato de José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT y alfil del general Juan Domingo Perón, Infobae reproduce parte del cap...

CIA

La temible Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, el mayor y más poderoso servicio de espionaje del mundo, cumple este lunes setenta años de misiones ultrasecretas que...

Ultima ejecución con guillotina

Hace 40 años, el macabro símbolo francés se usó por última vez. Fue también el final del singular linaje del "Señor de París"....

NOS ESCRIBEN