Buscar

EL CABILDO Y LA PIRAMIDE DE MAYO

Dos víctimas silenciosas

 Fueron testigos de los principales hechos políticos, el Cabildo desde 1580 y la Pirámide de Mayo desde que el 25 de mayo diera el primer gobierno patrio. Son los símbolos que representan nuestra historia y aún así, no se le tiene el respeto que se merece. En Días de Historia, queremos contar, sintéticamente, sus vidas.  

El Cabildo ocupa el mismo solar que le asignara Juan de Garay al fundar la ciudad en 1580. En el año 1608  a propuesta del Alcalde-Ordinario, Capitán Manuel Fría, se inició la construcción de una edificación muy simple que, debido a la pobreza de la ciudad y sus vecinos, recién logró finalizarse en 1612. Así los cabildantes dejan de reunirse en las, también bastantes precarias, edificaciones del fuerte.
 
 
Esta humilde construcción de adobe, pese a ser refaccionada en 1621, en 1632 debió ser abandonada ante la amenaza de derrumbe. Recién en  1711 la Corona encargó su reconstrucción al arquitecto jesuita padre Juan Bautista Prímoli residente en España. Sin embargo cuando el edificio se comenzó a levantar en 1725 se hizo según el proyecto diseñado por, el también el arquitecto jesuita, Andrés Blanqui, concluyéndose en 1751. La torre fue erigida en 1763 y se colocó en ella el primer reloj de la ciudad. 
 
El 21 de Diciembre de 1821, después de haber permanecido por casi dos siglos y medio cumpliendo sus funciones,  el Cabildo realizó su último Acuerdo. El Cabildo es  un actor central en el proceso político iniciado en 1810 y por ello el grupo político que toma el control de la provincia de Buenos Aires en 1820 que se propone dar por terminada la Revolución decide  disolverlo. Sus amplias atribuciones, son repartidas entre los tres poderes del naciente estado provincial.
 
 
Con el correr del tiempo, el edificio del Cabildo de Buenos Aires, sufrió grandes cambios al ritmo de los cambios en los gustos arquitectónicos y de los usos para los cuales se los destina. Así En 1860, se ornamentó la cúpula con azulejos “pas de calois” y en su parte superior se colocó una bola de metal dorado con un pararrayos y poco tiempo después se modificó la torre para la colocación de un nuevo reloj. 
 
En 1880 fue sede de los Tribunales Nacionales. El edificio fue adaptado por el arquitecto francés Pedro Benoit quién modificó la fachada con un estilo clasicista franco-italiano, le agregó un tercer cuerpo a la torre.  
 
La apertura de la Avenida de Mayo en 1889 cercenó tres arcos del ala norte y ante la posibilidad de su derrumbe se decide demoler la torre ampliada por  Benoit. En 1931 para poder abrir la Diagonal Julio Argentino Roca se demuelen tres arcos del ala sur y se le realizó al edifico una ochava en la esquina de la calle Bolívar y Victoria, actual Hipólito Yrigoyen. Son varias las voces que piden la demolición del edificio. .
 
 
Sin embargo en 1933, por ley 11.688, se declara al Cabildo de Buenos Aires Monumento Histórico Nacional y en 1938 la Comisión Nacional de Museos y de Lugares Históricos encomienda al arquitecto Mario Buschiazzo su restauración que finalmente es inaugurada el 12 de Octubre de 1940. Sin embargo el proyecto, que contempla un amplio parque en la parte posterior del edificio, queda trunco ante el retraso en las expropiaciones de algunas casas linderas. Las mismas recién se concretan para el festejo del Sesquicentenario. 
 
La Pirámide de Mayo
 
El 6 de abril de 1811 se dieron inicio a los trabajos de construcción de una pirámide, ordenados por la Junta Grande, que homenajearía la gesta del 25 de mayo del año anterior. La obra estuvo a cargo del alarife (hoy albañil)  Francisco Cañete. Para ello, se usaron 500 ladrillos y adobe cocido. Tenía 13 metros de altura y en su cúspide ostentaba un vaso decorativo. 
 
 
El 25 de mayo se ese año se la inauguró. Estaba adornada con banderas, y efectivos de distintos regimientos se turnaron por diez días en una guardia, que se cumplía de 8 a 20 horas. La iluminaba ceras en forma de hachas. 
 
Sufrió diversas modificaciones. Le agregaron 12 pilares con rejas para protegerlas de los carruajes y en cada una de sus esquinas, colocaron un farol. 
 
Si bien durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas se ordenó repararla debido al estado de abandono en la que se encontraba, recién en 1856, bajo la dirección de Prilidiano Pueyrredón se modificó su pedestal, se la hizo más alta y más ancha, se aplicaron faroles que funcionaban a gas, que era provisto por un gasómetro ubicado en la residencia de la familia Azcuénaga, donde hoy funciona la Curia Metropolitana. 
 
La Estatua de la Libertad que está en su cúspide estaba originariamente en el primitivo Teatro Colón, que había sido construido donde hoy se halla el Banco Nación. Y se le agregaron cuatro estatuas que simbolizan al Comercio, a la Agricultura, a las Ciencias y a las Artes. 
 
Siguieron años en los que nadie se ocupó de ella. En 1873 las estatuas fueron reemplazadas por otras, que eran de mármol de Carrara: la Geografía, Astronomía, Navegación e Industria. Claro que no las mandaron a esculpir, sino que estaban en la sede del Banco Provincia. 
 
En 1912 la trasladaron a su emplazamiento actual. Antes estaba frente al Cabildo. Recordemos que la plaza estaba partida al medio por la Recova, que trazaba una línea imaginaria entre las calles Defensa y Reconquista.
 
Cuando la trasladaron, le quitaron las cuatro estatuas que fueron a parar a la esquina de Defensa y Alsina, donde estuvieron por años. A ambos lados, le colocaron dos fuentes de agua, que nunca funcionaron porque no había conexión de agua corriente. Dónde están ahora esas fuentes? En la Avenida 9 de julio y Córdoba. 
 
 
Las rejas que en su momento la rodeaban, con los años fueron a parar a una carnicería en Mataderos. 
 
Hoy, luego de devolverle el esplendor a uno de los testigos de nuestra historia, continúa siendo injustamente maltratada.
 
Fuente: 

Adrián Pignatelli

www.cabildonacional.cultura.gob.ar

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

La muerte de Juan Lavalle aún sigue envuelta en interrogantes: quién fue el autor del disparo que...

MIRANDO HACIA ATRAS
La Guerra Gaucha

Basada en el libro de Leopoldo Lugones y dirigida por Lucas Demare, la película se estrenó el 20 de noviembre de 1942 y fue un suceso de taquilla: estuvo 19 semanas en cartel y ser...

Revolución Rusa
Lenin

Con un grupo minoritario pero políticamente decidido, Lenin lideró una insurgencia que cambiaría radicalmente el curso del siglo XX. El 25 de octubre de 1917, los bolcheviques...

Los seguidores de Tata Dios

En 1872, 36 personas fueron asesinadas en Tandil; la historia señala como mentor a un hombre que se hizo pasar por curandero y vidente y habría desatado la xenofobia en el pueblo....

NOS ESCRIBEN