Buscar

MUESTRA EN HOMENAJE

Cuando Gabo trajo su magia a Buenos Aires

La Biblioteca Nacional reconstruye la única visita al país del Premio Nobel colombiano y celebra el medio siglo de Cien años de soledad.  

La única vez que Gabriel García Márquez visitó Buenos Aires era un virtual desconocido, al menos para el gran público; aunque aquí conocería la fama, ante la que siempre se mostró reticente. El colombiano llegó con 39 años al país, en agosto de 1967, proveniente de México, junto a su esposa Mercedes Barcha. Fue dos meses después de la aparición de su obra cumbre, Cien años de Soledad -que había publicado editorial Sudamericana, por decisión de su director literario, Francisco Paco Purrúa-, y sin dimensionar todavía la trascendencia histórica que terminaría teniendo la novela que lo consagró, fundadora del realismo mágico y la más representativa del llamado boom latinoamericano.
 
 
Gabo –como lo llamaban sus íntimos- había sido convocado por la revista Primera Plana, cuyo jefe de Redacción era Tomás Eloy Martínez, para integrar el jurado de un concurso literario, junto a Leopoldo Marechal y Augusto Roa Bastos. El editor y periodista -que lo recibió en Ezeiza, junto a Purrúa- fue el autor, además, de una reseña histórica que le abriría a la novela el camino del reconocimiento (nota de tapa el 20 de junio del '67, bajo el título “La novela de América”).
 
Aquel número y las primeras ediciones del libro, de cuya aparición se cumplió medio siglo en junio, así como otras ediciones originales en varios idiomas y valiosos documentos y objetos personales del escritor –entre ellos la máquina de escribir en la que creó el mítico universo de Macondo, y la medalla y el diploma que lo acreditaron en 1982 como Premio Nobel de Literatura–, son algunas de las piezas que integran una gran muestra que se inaugura esta tarde en la Biblioteca Nacional (BN).
 
El año mágico de García Márquez se realiza en colaboración con la Biblioteca Nacional de Colombia. Estará dedicada a conmemorar el 50° aniversario de la primera edición de la obra y a la reconstrucción de aquella única visita del escritor a la Argentina. Incluye imágenes que la notable fotógrafa Sara Facio le hizo en aquel viaje. “Era a tal punto desconocido que cuando ofrecimos las fotos nadie las quiso. Me llamaron pocas semanas después para pedírnoslas de un diario, cuando Gabo empezó a ganar visibilidad”, relató ella a Clarín.
 
“Intentamos reconstruir todo lo que pasó en Buenos Aires y esas son las únicas fotos que se conservan de aquellos días”, explicó, a su vez, Ezequiel Martínez, director de Cultura de la BN. Facio dejó, además, un testimonio escrito de la aversión de Gabo por la figuración pública, en una viñeta que se incluye en esta muestra: “Lo enferman físicamente las cámaras de televisión. Odia los grabadores. No soporta que un periodista tome nota de sus opiniones. Tolera las fotografías pero como una concesión. Tiene miedo del éxito”, describió.
 
La muestra está dividida en tres partes. La primera de ellas, La génesis, decorada con un alegre mural de Veronique Pestoni, incluye fragmentos de Cien años… que aparecieron en medios gráficos del continente antes de su publicación -entre ellos, las revistas El escarabajo de Oro, Mundo Nuevo y Eco, y el diario El Espectador de Bogotá-; y la carta que García Márquez envió a Purrúa, en octubre de 1965, ofreciéndole su obra. Allí le anticipa que había iniciado la escritura de “una novela muy larga y compleja en la que tengo fincadas mis mejores ilusiones”. El escritor diría años más tarde que entonces se sentía “tan feliz, que soñaba que estaba inventando la literatura”.
 
Están también las dos ediciones publicadas por Sudamericana, en junio del '67: la primera, con portada ilustrada por Iris Pagano, que se diseñó de apuro porque la elegida por Gabo, y más conocida (del artista español Vicente Rojo, con etiquetas azules), no había llegado a tiempo desde Europa. El libro –que lleva vendidos más de 50 millones de ejemplares en el mundo- alcanzó a vender aquí 30 mil ejemplares en una semana.
 
Purrúa se había mostrado interesado en comprar los derechos después de que Luis Harss –autor de Los Nuestros, un libro que “descubrió” a varios de los escritores del boom y que también integra esta muestra- le hablara del joven narrador. El editor decidió enviarle a Gabo un cheque de 500 dólares como anticipo para publicar ese relato desmesurado, a su modo épico, en que se narra la saga de las siete generaciones de la familia Buendía, en parte inspirado en los relatos orales de la abuela materna de García Márquez, Tranquilina Iguarán, quien lo crió en Aracataca. Al momento de recibir el dinero, el autor colombiano estaba a tal punto acuciado por los problemas económicos que tuvo que mandar la novela por partes. Utilizó el dinero para saldar nueve meses de alquiler impago y envió una mitad. Después, la otra.
 
La segunda parte de la muestra, La visita a Buenos Aires, rescata los artículos de prensa que dejaron registro de su llegada, entre otros aquella reseña de Martínez: “La magia celebra aquí su matrimonio con la épica: los filtros maravillosos, las ascensiones al cielo en cuerpo y alma, los festivales interminables del sexo, se pasean orondos del brazo de las guerras revolucionarias, de los políticos hipócritas, de las plantaciones bananeras que aniquilan, donde quieran que estén, la felicidad y la inocencia”, celebraba el escritor argentino, que reconocía en la historia una metáfora minuciosa de la vida latinoamericana.
 
La muestra evoca, también, La consagración universal, con imágenes de las portadas de ediciones extranjeras de Cien años de soledad. La novela se tradujo a más de 35 idiomas.
 
por Verónica Abdala
 
El año mágico de García Márquez
 
A partir de hoy y hasta el 23 de diciembre, en la Biblioteca Nacional (Agüero 2502) y el Museo de la Lengua (Las Heras 2555). Gratis.
 
Conferencias
 
Este viernes, a las 19. Los Embajadores de Macondo. Con el director de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Jaime Abello, Alberto Salcedo Ramos y Ariel Castillo. En la Biblioteca Nacional.
 
Sábado, a las 18. Diálogo entre Consuelo Gaitán y Alberto Manguel, directores de las bibliotecas nacionales de Colombia y Argentina. En el Museo de la Lengua.
 
Martes, a las 19. Los editores Luis Chitarroni y Gloria Rodrigué, y Ezequiel Martínez (director de Cultura de la Biblioteca Nacional) evocarán los días de Gabo en Buenos Aires. En el Museo de la Lengua.
Fuente: 

clarin.com 2/8/2017

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

En diciembre de 1810, un desafortunado brindis desencadenó una crisis política. Lo contamos en El Ojo...

MIRANDO HACIA ATRAS
A 100 años de la Revolución de Octubre
León Trotski en México

Fue uno de los líderes de la Revolución del 17. Creador del Ejército Rojo fue asesinado por agentes de Stalin en México. Cien años después de la Revoluci...

A 100 años de su ejecución en Francia
Mata Hari

Se casó a los 18 años con un militar de 39. En Java aprendió danzas y técnicas amatorias. En plena guerra, las autoridades francesas la acusaron de ser un doble agente...

lluis Companys

España está a la tensa espera del mensaje del presidente regional, Carles Puigdemont, quien podría realizar una declaración unilateral de independencia. Hace 83 a...

NOS ESCRIBEN