Buscar

A 70 años del suicidio de Hermann Göring, ¿quién le dio la cápsula de cianuro?

La manera en que uno de los más importantes lugartenientes de Adolf Hitler logró eludir la horca tras ser condenado en Nuremberg es uno de los misterios de la historia del siglo XX.

"Göring hanged". Los diarios de todo el mundo tenían listo ese titular hace 70 años para informar que habían sido cumplidas las sentencias de muerte dictadas por el Tribunal Internacional de Nuremberg contra los jerarcas nazis. Si bien eran once los ex dirigentes del Tercer Reich, políticos y militares, condenados a morir en la horca por las atrocidades cometidas, claramente el Reichsmarschall iba a llevarse todas las portadas.
 
 
Pero Göring se anticipó un par de horas a su ejecución y logró burlar al verdugo, quitándose la vida en su celda con una cápsula de cianuro minutos antes de las 11 de la noche del 15 de octubre de 1946. "Elijo morir como el gran Aníbal", escribió en una de las tres cartas que dejó, encontradas más tarde.
 
La pregunta de cómo hizo para conseguir el veneno, cuando supuestamente estaba bajo estrictas medidas de seguridad, se la hicieron los aliados en ese momento –sin respuestas seguras– y los historiadores a lo largo de los años. En el medio aparecieron fabuladores en busca de fama, diciendo que le habían entregado la cápsula de cianuro a Göring. Pero, ¿alguno de ellos dijo la verdad? ¿Cómo llegó el veneno a manos del Mariscal del Aire nazi?
 
Caída en desgracia y detención
 
Göring, quien supo ostentar numerosos cargos durante el nazismo, entre ellos la dirección del plan cuatrienal y la conducción de la Luftwaffe, era claramente en el juicio de Nuremberg el exponente máximo de lo que había quedado de las ruinas del Reich.
 
Adolf Hitler, Joseph Goebbels y Heinrich Himmler se habían suicidado y Martín Bormann estaba desaparecido. Por lo tanto, Göring era el nazi de más alta jerarquía que quedaba para rendir cuentas de uno de los capítulos más negros de la humanidad. A decir verdad, su estrella se había ido apagando lentamente en el último tramo de la guerra. El fracaso de la Luftwaffe, con las ciudades alemanas arrasadas por los aviones enemigos, los desaciertos de sus decisiones y su adicción a la morfina –producto de una vieja herida de guerra– lo alejaron del centro del poder.
 
Incluso en el epílogo del conflicto bélico fue removido de todos sus cargos y arrestado por orden de Hitler, luego de un desafortunado telegrama que envió a la asediada cancillería de Berlín, ofreciendo asumir al frente del gobierno en caso de que el Führer se viera imposibilitado de seguir al frente del Reich. La sugerencia del Reichsmarschall pegó casi tan fuerte como las bombas soviéticas en la otrora imponente cancillería. Hitler, enfurecido, lo degradó de todos sus cargos y lo hizo detener.
 
Luego de la caída de Berlín, Göring dejó atrás a sus guardias y se entregó a los americanos, quienes en principio lo trataron cordialmente, e incluso llegó a dar una recordada rueda de prensa. Esto fastidió al alto mando aliado, que rápidamente cambió las condiciones de su detención de cara a lo que sería el juicio más famoso de la historia. El líder nazi entró a prisión derrotado, mal de salud y pesando 120 kilos. El duro régimen al que fue sometido por el comandante de la prisión, el coronel Burton Andrus, hizo que Göring bajara 35 kilos. Andrus ordenó que de a poco le redujeran las numerosas medicaciones que tomaba y gradualmente Göring fue recuperando la buena forma y su vivacidad.
 
Su imagen cambió notablemente desde el día en que entró a la prisión y decidió asumir, en base a su fuerte personalidad, el liderazgo de los patéticos restos de la dirigencia nazi. Incluso por momentos Göring llegó a poner en apuros a los fiscales aliados durante las numerosas sesiones del proceso. De todos modos, esto no le alcanzó a Göring ni al resto de los acusados para convencer a los jueces que no estaban al corriente de los crímenes nazis y del Holocausto. El antiguo mariscal del Reich fue encontrado culpable de todos los cargos y el 1 de octubre de 1946 fue condenado a morir en la horca, al igual que otros diez acusados. Las sentencias se iban a cumplir dos semanas después.
 
Muerte y misterio
 
El 15 de octubre de 1946 no fue un día más en Nuremberg. Era la antesala de jornada de las ejecuciones, que se iban a llevar a cabo la madrugada del 16. Los prisioneros habían notado caras nuevas, ruidos y movimientos en la prisión. Estaban armando los cadalsos en el gimnasio.
 
Cuando el doctor Ludwig Pflüker, un alemán que asistía a los reos, ingresó a la celda de Göring para darle sedantes como cada noche, el último le hizo un par de comentarios que lo llevaron a pensar que estaba al tanto de lo que se venía. "No hay dudas que preparan algo", fue una de las frases que escuchó el médico. En sus memorias, Pflüker dijo que sustituyó los sedantes por un placebo para evitar que Göring entre en un sueño profundo, ya que poco después debía ser llevado al patíbulo. Pero esto nunca ocurrió. Minutos después, a las 22.44, aproximadamente dos horas antes de la sentencia, el ex número dos de Hitler, observado permanente por la mirilla de la puerta de la celda por el soldado Harold Johnson, mordió la cápsula y poco después murió. Fueron vanos los intentos por reanimarlo.
 
¿Göring siempre tuvo la cápsula en su poder?
 
Fue una de las primeras teorías. Göring escribió tres cartas, fechadas el 11 de octubre. Una estaba dirigida al coronel Andrus, otra a la Comisión de Control de las potencias vencedoras y la tercera a su esposa, la actriz Emmy Sonnemann. En la primera, dijo haber tenido el veneno "siempre" con él, que mediante una artimaña la escondía en una percha al desvestirse y que luego la ponía en sus botas cuando concurría a las sesiones. Una versión difícil de creer por los exhaustivos y arbitrarios controles a los que era sometido. Tal vez su argumentación estaba orientada a que nunca se sepa quién le facilitó la ayuda.
 
Un periodista y un general de las SS
 
El primero en asegurar que había suministrado el veneno a Göring fue un periodista austríaco que cubría el juicio: Petermartin Bleibtreu. Este dijo que logró ingresar en la sala del tribunal cuando estaba vacío y que pegó la cápsula en el habitual asiento de Göring con goma de mascar. Una versión disparatada.
 
El segundo fue un antiguo general de las SS, Erich von dem Bach-Zeleweski. Según su narración, se cruzó con Göring en un pasillo de la prisión y le pudo dar una pieza de jabón, que contenía el veneno. Los dichos de Bach-Zeleweski fueron tomados como ciertos en los años 50. Con el correr de los años su historia perdió crédito.
 
El amigo americano
 
Mientras estuvo en la prisión, Göring logró cautivar con su personalidad a algunos de los militares americanos, entre ellos el teniente Jack Wheelis, un texano apasionado de la caza, al igual que él. Ben Swearingen, autor de El misterio del suicidio de Hermann Göring le atribuye a Wheelis haber sido la persona que le facilitó el veneno.
 
El oficial americano tenía acceso al depósito de la prisión, donde estaba el equipaje de Göring. De esta manera, no habría tenido inconvenientes en tomar una de las fundas de latón del tamaño de una bala, que ocultaba una cápsula de cianuro. Una de las "balas" estaba dentro de un pote de crema. No fue el único favor de Wheelis a Göring. También llevó algunas de las cartas que el nazi le escribió a su esposa y a su pequeña hija, Edda. El militar estadounidense fue premiado, entre otras cosas, con una foto autografiada de Göring, una pluma estilográfica de oro macizo y un famoso reloj de pulsera con la firma del Reichsmarshall grabada.
 
Wheelis murió pocos años después, en 1954. Se llevó sus secretos a la tumba, pero la versión del oficial texano ayudando a su amigo Göring a evitar la vergüenza de la horca sigue siendo una de las más aceptadas entre los expertos.
 
"Yo le di el veneno a Göring"
 
Herbert Lee Stivers era soldado raso en el final de la guerra mundial. Fue uno de los guardias encargados de custodiar a los prisioneros en Nuremberg. Casi 60 años después, en febrero de 2005, Stivers dijo que tenía un secreto que revelar y no quería llevárselo a la tumba. "Yo le di el cianuro a Göring", aseguró al diario Los Angeles Times.
 
Según Stivers, conoció en un bar a una mujer llamada Mona, quien le presentó a dos hombres. Estos le preguntaron si tenía acceso a Göring, ya que estaba enfermo y necesitaban hacerle llegar "un medicamento". Los misteriosos hombres le habrían dado a Stivers una pluma con la "medicina" escondida dentro. El ex soldado contó que en realidad se trataba del cianuro, aunque en ese momento lo desconocía. Su historia fue rechazada incluso por otros ex guardias del juicio, que lo acusaron de oportunista.
 
De esta manera, Stivers no logró sacar de la escena la figura de Wheelis, que sigue apareciendo como un personaje central en el suicidio de Göring. Tampoco debe descartarse alguna participación del médico Pflücker en el episodio. Ambos también podrían haber tenido relación con la aparición de las tres cartas que Göring escribió el 11 de octubre y que fueron halladas tras su muerte. En una de ellas -la dirigida a Andrus- Göring les retribuyó la ayuda a Wheelis y Pflücker, al asegurar que no se debía culpar a nadie del personal de la prisión, reiterando que siempre tuvo la cápsula consigo y que sólo "la podrían haber descubierto por azar". Fue el favor póstumo de Göring a sus cómplices, que lo ayudaron a escapar de John Clarence Woods, el verdugo de Nuremberg.
 
por Nicolás Gilardi
Fuente: 

infobae.com 15/10/2016

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Espartaco fue un esclavo y gladiador, que buscó la libertad, rebelándose contra el poder de Roma. Su...

MIRANDO HACIA ATRAS
hace 44 años el secretario general de la CGT era asesinado
Asesinato de Rucci

Cuarenta y cuatro años después del asesinato de José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT y alfil del general Juan Domingo Perón, Infobae reproduce parte del cap...

CIA

La temible Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, el mayor y más poderoso servicio de espionaje del mundo, cumple este lunes setenta años de misiones ultrasecretas que...

Ultima ejecución con guillotina

Hace 40 años, el macabro símbolo francés se usó por última vez. Fue también el final del singular linaje del "Señor de París"....

NOS ESCRIBEN